miércoles, 5 de marzo de 2014

LA MEJOR ESCUELA DE UN ESCRITOR

LA MEJOR ESCUELA DE UN ESCRITOR




José de Cádiz

Durante mis andanzas literarias en la red he realizado cincuenta entrevistas a escritores noveles. Publicaremos nuevamente las que por su contenido resultan de un interés general. Son autores con potencial que dieron respuestas concretas, lúcidas, y sumamente didácticas...

Fabiang,  es un joven escritor de origen colombiano.  Escribe cuentos costumbristas con un marcado tinte filosófico.  Le gusta cuestionar y sensibilizar al lector, por lo que sus letras caen dentro del terreno de la preceptiva.  Su prosa es clara, contundente y fluida.  Su talento es evidente.

Una promesa de las letras que ha ganado algunos premios.  Su signo, Escorpio, lo hace intenso y penetrante.  Tuve que leer gran parte de sus textos para poder preguntarle.  En esta entrevista pretendemos conocer lo que piensa acerca de:

-Díganos,  Fabiang, ¿cuál sería la mejor escuela de un escritor?

R: La mejor escuela de un escritor es la vida misma.  Las experiencias vividas y de los demás.  La cultura, que son ideas, valores, o reglas para vivir.

-“En la vida se pierde algo cada día”, defines en un texto.  ¿Qué es lo que perdemos y sería imposible recuperar?

R: El tiempo.




-Tu papá también contaba cuentos.  ¿Crees que la vocación de un escritor se lleva en los genes?

R: No, necesariamente, en mi caso mi padre contaba historias frente a un público, y eso es un arte.  Yo, en cambio, he descubierto habilidades para escribir y no creo que sea tan bueno para exponer o hablar frente a gran número de personas.  Un refrán dice: “En casa de herrero azadón de palo”.  Mi padre se casó y dejó de hacer eso, y  nunca oí una historia contada propia de  él, siempre historias que recordaba de los demás.  Para ser un escritor simplemente hay que arriesgarse, en eso consiste la vida misma, atreverse y hacer cosas.



-¿Cuándo descubriste que podías escribir?

R: Desde pequeño, me decían que redactaba muy bien, incluso en el colegio pensaban los profesores que mi padre me hacía las tareas.  Cuando escribía, lo hacía y lo hago porque me gusta,  es una manera de decir verdades disfrazadas en cuentos.  Siempre he creído que hay muchas cosas por contar para que otros aprendan.

-Todos tus cuentos tienen un mensaje subliminal.  ¿Piensas que las palabras tienen poder o que debemos usar el verbo cautelosamente?

R: Bueno… Pienso que tal vez lo que se lee puede cambiar tu manera de pensar o incluso la vida.  En mis cuentos, utilizo mucho los refranes, proverbios,  frases célebres, porque son la mejor expresión popular de la cultura.  Nos brindan condensada la sabiduría y experiencia de los pueblos.

-¿Cómo te gustaría realizarte como ser humano?

R: La respuesta a esta pregunta no siempre es fácil de contestar.  Sin embargo, el hurgar en tu mente y alma para responder es sinónimo de querer realizarte como ser humano.   En realidad, en este mundo vas abriendo brecha  y viviendo experiencias en dos caminos al mismo tiempo, en uno y otro sentido.  Uno va dirigido hacia tu ser interno, de manera que al explorarlo y conocerlo, puedes tener la sensación de una vida más placentera,  contigo mismo y con los demás.  El segundo, es hacia afuera, relacionándote con otros y de alguna manera trascendiendo.  Dependiendo la manera en que les dejes un poco de ti, de tu individualidad.

-¿Cuál sería la responsabilidad de un escritor?

R: La responsabilidad de un escritor es producir palabras que perduren a través de dolorosas experiencias. El sufrimiento, el dolor, la fe, el amor y esperanzas de la gente.  El escritor se encarga de hablar en representación de otros seres humanos.

-¿La mayor ilusión de un escritor?





R: Creo que obtener el premio nobel, y que llegues a ver publicadas tus obras, y traducidas a muchos idiomas.

-Si te dieran a escoger entre escribir, hacer el amor, o ganarte la lotería, ¿qué preferirías?

R: Mmmmmm.  Difícil decisión.

-LA CEIBA, es un cuento precioso, y por cierto era el árbol sagrado de los Mayas. ¿Todos necesitamos una escalera para encumbrarnos?

R: La palabra "encumbrar" tiene muchos significados, si es referente a subir la cumbre pienso que es necesario.  Tenemos que tener metas en la vida, una misión por cumplir, sino la vida sería aburrida.  Y si es referente a alguien, honrándolo, sería necesario.


-“A un rey le regalaron un espejo”, nos dices en un texto.  ¿Tenemos miedo de mirarnos por dentro en ese espejo?

R: Posiblemente.  Los espejos no mienten y si la verdad no es aceptada, a veces duele reconocerla.

-Le escribes al Sol, a la Luna, a la vida y la muerte.  Tal vez seas metafísico y no te has dado cuenta.  ¿Qué opinas de la espiritualidad?

R: La espiritualidad, a mi modo de ver, es despertar una conciencia crítica, de clase, para poder entender nuestra realidad social, política, económica, histórica y religiosa, sin tener que recurrir a respuestas mágicas que enajenen nuestras responsabilidades.  No creo ser metafísico, simplemente escribo sobre la realidad  y modo de pensar del ser humano.

-¿Qué piensas de la destrucción ecológica y basurero en que hemos convertido al mundo?

R: La destrucción ecológica es algo muy preocupante que nos incumbe a todos.  La única manera de solucionarlo  es con un cambio de actitud de los gobernantes, en cada país, y por cada persona.

-Señalas en un texto: “Lo importante no es lo que se dice sino lo que se piensa”.  ¿Cuál sería la distancia entre hacer y  pensar?



R: La diferencia o distancia radica en que hacer, es ejecutar, poner en acción una obra o trabajo.  El pensar es simplemente imaginar, reflexionar, examinar con cuidado las cosas para formar un dictamen.



-JOSEFINA LA PAJARERA.  Hermoso cuento.  ¿Será que no hemos tomado conciencia que ningún ave puede ser prisionera sin que se altere la armonía de la naturaleza?

R: La libertad forma parte de nuestra naturaleza; es un derecho no solo para las personas,  también para los animales.  Es una lástima que la gente no lo entienda.

-Saber hablar es un arte; saber escuchar una necesidad.  No obstante a veces tenemos miedo de comunicarnos, ¿a qué se deberá?

R: La  gente teme comunicarse por muchas razones, como por Ej. : Miedo a la crítica, miedo al fracaso, al que dirán o simplemente se les dificulta expresar sentimientos y emociones.  Personalmente, sufrí de esto y los médicos lo llaman: “Alexitimia”, que es dificultad para expresar emociones.  Todo por reprimir lo que pensaba durante mucho tiempo.  Ahora siempre trato de expresar lo que pienso.

-Afirmas: “”El éxito en la vida no está en vencer sino en no desanimarse nunca”. ¿Cuando sientes que las fuerzas te faltan qué haces para seguir adelante?

R: Cuando siento que las fuerzas me faltan, pienso que hay siempre un mañana.  Y nunca sabemos que nos puede traer de nuevo.

-¿Cuál será el papel de la Internet en la literatura con la nueva generación de escritores?

R: Internet ha evolucionado el campo de la literatura.  Tal vez algún día gane alguien el nobel, por publicar en la red, o algo así.  Muchos escritores han surgido pero es un campo difícil.  Para darte a conocer ahí tienes que tener talento, o ser innovador en el campo de las letras.

-¿Has participado en concursos literarios?

R: He participado en pocos.

-¿Qué opinas de esos certámenes?

R: Los concursos son un buen medio para darte a conocer, como escritor.  Siempre y cuando entendamos que el hecho de no ser premiado, no quiere decir necesariamente que nuestro relato no tenga méritos.

-Según tu criterio, ¿cuál sería la fórmula para triunfar en el mundo de las letras?


R: La fórmula es ser innovador y original.

-LAGRIMAS DE UN PERRO, otro cuento entrañable.  ¿Piensas que los perros tienen alma y que necesitan grandes dosis de amor y comprensión?

R: Las mascotas son otro integrante más de la familia, y al igual que cualquier integrante, necesitan de amor y comprensión.





-Pues gracias por la entrevista, Fabiang.  Un fuerte abrazo y salúdame a tu mascota.







No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Embarazo no deseado

Embarazo no deseado José de Cádiz Nicacio Salinas, fue a ver al ginecólogo para que le diera un diagnóstico sobre aquella miste...