miércoles, 28 de febrero de 2018

¿Éxitoso o fracasado?




Imagen relacionada


José de Cádiz


Cuando te sientas decepcionado o frustrado.  Si sientes que te faltan fuerzas para seguir adelante.  Si consideras que el trabajo es arduo y la cosecha escasa. Detente un momento a pensar: ¿En qué has fallado, qué ha impedido que alcances el éxito; que cristalices tus sueños?  Seguramente hay una piedra de tropiezo en el camino. 

Pero el éxito puede estar a la vuelta de la esquina.  A veces basta con un cambio de estrategia o actitud.  He aquí 10 frases motivadoras para alcanzar tus metas:



1.- Fracaso no significa derrota.  Significa simplemente que todavía no hemos tenido éxito. 


Resultado de imagen para Fotos de Miguel Angel Cornejo

2.- Fracaso no significa estupidez.  Sino el camino para acumular la sabiduría necesaria para triunfar.

Resultado de imagen para Imagenes de caminos


3.- Fracaso no significa que no hemos logrado nada.  Significa que hemos identificado lo que no debemos hacer para lograr nuestros objetivos.

Imagen relacionada

4.- Fracaso no significa que hayamos actuado como necios.  Nos demuestra que anhelamos firmemente obtener el éxito.

Resultado de imagen para Imagenes de caminos

5.- Fracaso no significa que no alcancemos nuestras metas.  Más bien nos reta a pagar la colegiatura de la perseverancia para tener éxito.

Resultado de imagen para Imagenes de personas riendo

6.- Fracaso no significa descrédito.  Sino que demuestra que estamos dispuestos a correr los riegos necesarios para triunfar.  

 Resultado de imagen para Imagenes de caminos

7.- Fracaso no significa incapacidad.  Más bien nos indica qué otras potencialidades debemos desarrollar para alcanzar lo que deseamos.

Resultado de imagen para Imagenes de personas estudiando

8.- Fracaso no significa pérdida de tiempo.  Sino el aliento para empezar de nuevo, porque ahora estamos más cerca de nuestros objetivos.

Resultado de imagen para Imagenes de caminos

9.- Fracaso no significa que debemos darnos por vencidos.  Denota que debemos luchar con mayor determinación para lograr el éxito.

Resultado de imagen para Fotos de Miguel Angel Cornejo



10.- Fracaso no significa que Dios nos ha abandonado.  Significa que el tiene un destino superior para los triunfadores.


Resultado de imagen para Fotos de Miguel Angel Cornejo


Las frases fueron extraídas del libro, "El ser excelente", de Miguel Ángel Cornejo. Graduado del Instituto Politécnico Nacional de la Cd. de México.  Autor de 20 libros relacionados con estos temas. Dictó más de 2000 conferencias en América, Europa, y Asia. El centro de investigación sobre la libre empresa y el comité internacional del premio Ludwig Von Misés lo declararon hombre de México. 


martes, 27 de febrero de 2018

¡Oh rey Netzahualcóyolt!


Resultado de imagen para IMagenes del rey Nezahualcóyotl



Graciela Guinto Palacios



¡Oh Netzahualcóyolt! ¡Rey poeta!
Tú haces vibrar en mí
El plectro azteca que me empuja y reta
A meditar en ti:
Sobre tu vida recta,
En tu mensaje sacro de aquel tiempo
de cruz, cuando valiente,
vagabas en el tiempo,
en paz, serenamente,
con el único Dios divino y lempo.

Resultado de imagen para IMagenes del rey Nezahualcóyotl

Y huyendo por los bosques, perseguido
por viles asesinos,
por el eterno Dios fuiste elegido
para amarte entre trinos,
entre hermosos arroyos cristalinos,
que envolvían en sus aguas tus anhelos.
Y orando en la pradera,
entre frondas de eterna primavera,
elevabas al cielo tus lamentos
llorando sin consuelo

Imagen relacionada

¡Oh filósofo azteca! ¡Oh rey ingente!
Que a la muerte cantabas,
Sin miedo y con frialdad, serenamente;
y aunque atemorizabas
con tus reflexiones, triunfantemente
a Dios Dador de vida descubriste.
Y en tus indicaciones,
A los señores águila dijiste:
“Aunque fuerais de jade y sin pasiones,
O de oro, morirán sin excepciones”.

Imagen relacionada

“Cual pintura nos iremos borrando,
como una flor nos iremos secando
aquí sobre la tierra”.
Sabia verdadera que aterra.
“Nadie habrá de quedar, pereceremos,
y con los descarnados dormiremos”.
¡Qué triste oh Rey poeta!
“Ninguno quedará en la línea recta”.
Siempre así lo decías
Como una profecía.

Imagen relacionada

“Nadie vive enraizado aquí en la tierra,
Sólo el dador de vida,
Nuestro Dios y Señor que nunca yerra,
que nos crea y nos cuida
y que bondad encierra”.
“Sólo allá, en el interior del cielo
se conquista a la muerte,
se realizan anhelos”.
Así lo predicabas ¡Oh Rey fuerte!
Entre frondas de amargos desconsuelos.

Imagen relacionada

¡Oh rey Netzahualcóyolt! ¡Rey poeta!
Me dejas pensativa:
es verdad, llegaremos a la meta
con nadie a la deriva,
pues es la misma vida la que reta.
Y en tu mensaje sacro de aquel tiempo
de cruz, cuando valiente
vagabas en el tiempo,
con el único Dios divino y lempo,
está tu vida ingente.


Graciela Guinto Palacios, es la mejor poetisa del Estado de Guerrero, México.  La más prolífica y técnica, escribe con métrica.  Es novelista, ensayista, dramaturga y profesora de técnicas literarias. Es un honor presentarla en este espacio.


viernes, 23 de febrero de 2018

¿Cocinando un III fraude?




Resultado de imagen para Consejeros del INE




José de Cádiz


La disputa por el mejor método de conteo de votos sólo pretende confundir a partidos y electorado.  Todos los consejeros fueron impuestos por el estado para salvaguardar sus intereses.  Por lo tanto, no se puede esperar nada bueno ni que tengan “buena voluntad”, como afirma un catedrático de la UNAM.  ¿Después de lo ocurrido en las 2 elecciones pasadas en qué país vive este señor?

Quieren estos organismos, a todas luces, ganar credibilidad entre la población porque su prestigio está por los suelos.  ¿Por qué el IFE (actual INE) no permitió un segundo conteo de votos en 2006 y 2012? ¿Por qué desaparecieron (quemaron) rápido los paquetes electorales? ¿Por qué se negaron a que estudiantes de La Ibero y de la UNAM verificaran de cerca el proceso electoral?

Resultado de imagen para Consejeros del INE y TEPJF

Si no tenían nada que esconder lo hubieran permitido… pero había gato encerrado.

¡Y es que ahí estaba precisamente la “alquimia” para alterar resultados! Si los partidos les dan un mínimo de credibilidad a estos farsantes ya se fregaron.  Si AMLO, que tiene mayores posibilidades, empieza a decir que “cree firmemente en la honestidad del INE”,  se pasará de pendejo.  Afortunadamente, tiene un séquito de colaboradores capaces e inteligentes que no se tragarán el señuelo.
 
Dice un consejero del INE que son aproximadamente 155 mil casillas.  Lo lógico es que haya 155 mil representantes por cada partido.  Les pregunto a los dirigentes de campaña de López Obrador:

Resultado de imagen para López Obrador, Ricardo Monreal y Marcelo Ebrard

1.- ¿Habrá un representante de Morena en cada casilla?  O le dejarán las cosas al tiempo afirmando luego que no pudieron hacerlo.

2.- ¿Tendrá Morena su propio sistema de cómputos para hacer un conteo rápido de las 155 mil casillas?  Hoy en día con las modernas tecnologías eso resulta de lo más fácil.  ¿O esperarán con la boca abierta a lo que les diga el INE a las 11:30 de la noche?

¿De veras el voto es libre y secreto? ¿O es una estrategia para confundirte?

Resultado de imagen para Mexicanos votando

3.- ¿Están preparados para enfrentar un gigantesco fraude electoral como en el pasado? En donde López Obrador iba a arriba, y de pronto, todo cambia en la pantalla.  Dando la impresión que los votos de Obrador se los pasaron al PRI.

4.- ¿Adoptará López Obrador una actitud pusilánime cuando le anuncien nuevamente que “perdió”?  Es evidente que el grueso de la población lo apoya.   Es claro que la sociedad mexicana está hasta la madre de la corrupción del PRI.  También de la traición de Vicente Fox, que prometió “sacaría a las víboras y las tepolcatas de Los pinos”.   No sólo no las sacó, el viejo zorro,  sino que terminó acurrucadito con ellas como dijo una conocida periodista. 

Resultado de imagen para López Obrador, Ricardo Monreal y Marcelo Ebrard

5.- ¿Los medios de comunicación internacionales estarán presentes en este proceso? Es decir invitarán a “The guardian”, The New York Times, Le figaro, y otros medios de gran prestigio y poder de comunicación.  ¿Dejarán que sólo cubran nuevamente estas elecciones Televisa, Tv azteca, Milenio, El universal, Editorial mexicana, Novedades, ect., que son los mercenarios y enemigos de la democracia?

Resultado de imagen para Periodicos The guardian y The new york time



“El hombre es el único animal que tropieza con la misma piedra 2 veces”. Sabiduría popular.  

sábado, 10 de febrero de 2018

El rostro oculto de Marilyn 3

                                                               

                                                          Una playa inolvidable por sus puestas de sol



Cap. III

Marilyn se desnuda el alma

José de Cádiz


Contemplamos el espectáculo de clavadistas un ratito. En silencio, como si las palabras salieran sobrando y sólo  se comunicaran nuestras almas.  Sumergidos en nuestras quimeras y explorando la riqueza del mundo interior. No supimos cuánto tiempo transcurrió pero nos percatamos que el público desalojaba los acantilados hasta quedar espacios vacíos. Era hora de abandonar "La quebrada".




Regresamos a la mesa y nos tomamos la última copa. Los turistas comían y bebían cada vez más animados. La música acariciaba los oídos como queriendo retenernos las notas musicales para siempre. La actriz preguntó:

─ ¿Hay alguna playa solitaria cerca? Me gustaría contarte algo, pero  en otro lugar.  Uno donde solo haya cielo y mar.

─Por supuesto, es una playa preciosa. A esta hora está desierta.

Pagué la cuenta y salimos del bar. Me sorprendió ver al chofer con la limusina a las puertas mismas de la hospedería. Comprendí que vigilaban a Marilyn a distancia.  No era para menos siendo una luminaria importante y asediada. Me percaté que sus deseos eran órdenes y paseaba bajo estrictas medidas de seguridad.

Enfilamos rumbo a una playa llamada: “Pie de la cuesta”. Es mar abierto y donde sólo los más osados se atreven a nadar, peligroso para quien no sabe hacerlo.  Un lugar inolvidable por sus puestas de sol.  Se puede caminar o simplemente contemplar el atardecer. Nunca hay demasiada gente y en la noche queda en silencio.



Llegamos y el chofer nos dejó solos nuevamente. La brisa del mar nos saludó bajo un cielo tachonado de estrellas.  El aire fresco extasió nuestros cuerpos juveniles y la luna brillaba intensamente.  Mar y cielo parecían conjuntarse en aquel horizonte majestuoso. La diva exclamó:

─ ¡Oh, qué belleza! ¡Cuánta quietud y placidez hay aquí! ¡Vente, vamos a nadar!

Le advertí:

─Es mar abierto, peligroso si no sabes nadar.  Los tiburones deben estar hambrientos.

─Por favor, Joe, fui campeona de natación en un colegio.

Con decisión la estrella se descalzó hasta quedar en minúsculo bikini. La silueta perfecta que hubiera envidiado la mismísima Venus de Milo. Se lanzó al agua y los reflejos de su piel satinada brillaban nítidamente. Sonrisa y labios entreabiertos parecían una clara invitación a besarlos. Si alguna vez conocí la belleza perenne, fue a su lado; si contemplé de cerca a una diosa, fue con ella. Insistió:

─ ¡Anda vente a nadar! Así nos comerán los tiburones a los dos, Jajaja

Me quité cautelosamente la ropa quedando únicamente en bóxer. Temí que mis instintos se sublevaran ante la diosa, que descubriera los estremecimientos que me provocaba su presencia. Claro que ella estaba consciente de lo que sucedía en su derredor. Conocía las debilidades de los hombres  porque era una mujer de mundo. Una chica que a sus 36 años había vivido lo suficiente como para espantarse de un admirador pudoroso. Salté al agua deseando que el mar calmara mis instintos.



Nadamos largo rato sobre las olas. Hacía mucho que no me zambullía en el mar. En efecto, la actriz parecía una sirena y nadaba como experta. Destellos fosforescentes alumbraban nuestras extremidades vigorosas. Casi agotados salimos y nos tendimos boca arriba en la playa.
 

Miles de luceros nos miraban con envidia. El murmullo de las olas era un bálsamo relajante que invitaba a la reflexión. No existe nada más parecido al edén que contemplar las estrellas al lado de una mujer hermosa. Teniendo como fondo aquella quietud cósmica. Le pregunté hondamente emocionado:

─ ¿Te gusta la poesía, Norma?

─ ¡Ay sí me fascina! Neruda, Witman, y Sor Juana me subyugan —me sorprendió saber que era una mujer instruida, nunca lo hubiera imaginado.

─Te voy a declamar un poema que hice especialmente para ti. Pero antes, dime, ¿qué me querías contar?

La diva se sentó en la arena y se puso meditativa. Parecía cambiar de ánimo con relativa facilidad.  Después de pensarlo un poco habló con sinceridad:



─Estos momentos son un bálsamo que me alejan de toda tristeza. Una tregua en mi vida tan ajetreada.  Te voy a confiar algo que no he contado a nadie, ni siquiera a mis amigos más íntimos. No sé quién seas pero el corazón me dice que eres un muchacho bueno.  Un fiel admirador que quiere acostarse conmigo. Vine a Acapulco tratando de mitigar mis penas y si por mí fuera ya no regresaba a Hollywood. Desgraciadamente, la vida ya no me pertenece.

─ ¿Tan grave es el problema?

─Demasiado. Estoy involucrada sentimentalmente con dos hombres poderosos.

Al momento recordé que había leído algo en revistas y periódicos del espectáculo. Le pregunté expectante:

─ ¿Te refieres a tu romance con John F. Kennedy?

─Acertaste, pero eso fue en el pasado.  Actualmente,  soy la amante de su hermano Robert, es el fiscal general de EE.UU.  Siempre tuve esperanzas de formar un hogar para siempre y los dos me engañaron con promesas que nunca cumplieron.  Me siento humillada en lo más profundo de mí ser.

─Por favor, serénate, y cuéntame.

─Conocí a JFK en una fiesta,  Me lo presentó su cuñado, Peter Lawford.  Platicamos brevemente y más tarde me invitó a bailar. A partir de aquella noche me llamaba diariamente por teléfono.  Llenaba mi casa de flores y debo decirte que los detalles me enternecen.

─Bueno, ¿y qué sucedió después?

─Me convertí en su amante.  Para que más tarde me abandonara y entonces sentí morir de tristeza.  Yo estaba enamoradísima de John. Dejé el cine y me volví desaliñada.  Había dejado un gran vacío en mi alma.

─Pero, no entiendo cómo fuiste a dar en brazos de su hermano Robert.

─Cuando John se alejó de mí empezó a asediarme Robert, con regalos y toda clase de atenciones. Conocía mi relación con su hermano y se aprovechó de mi soledad. Decidí corresponderle para estar cerca de John, pero no fue así.

─ ¿Te involucraste sentimentalmente con los dos hermanos?

─Me da pena decirlo pero es la verdad. Soy inestable emocionalmente y me cuesta mantener una relación mucho tiempo.  Quiero amar y al mismo tiempo dejo todo por mi carrera.  Creo en el matrimonio pero me acuesto con otros.  Siempre en busca del verdadero amor.

--Dicen que siendo casada tienes relaciones extra maritales.

--No voy a negarlo, el cine me volvió promiscua.  A Norma Jean la ha devorado el mito Marilyn Monroe.  Te juro que no sé quién soy realmente.  Quiero encontrar la felicidad y no puedo.

─Una felicidad que no vas a encontrar de esa manera.

─Me siento culpable en el fondo.  Siempre fui una niña marginada e insegura. Tuve experiencias traumáticas que me marcaron para siempre.

─Bueno, ¿y cómo fue tu relación con Robert?

─Me contó todas esas patrañas que inventan los hombres para seducirnos.  Él fue más lejos aún y me prometió matrimonio. Me compro un departamento en Miami y otro en Nueva York.  Me dijo que se divorciaría de su esposa. Los Kennedy piensan que son intocables y que pueden jugar con los sentimientos de una mujer impunemente.  Les voy a demostrar que no es así y que son tan vulnerables como cualquier otra persona.

--¿?

Yo la escuchaba estupefacto sin acertar a comprender del todo sus revelaciones.  Marilyn hablaba con determinación y resentimiento.  En sus ojos había rencor en otra faceta desconocida de su personalidad.  Atrás había quedado la mujer sufrida que yo conocí en el hotel.  Se había operado en ella una metamorfosis instantánea.

Agregó:

─Después de divertirse conmigo el muy cretino también me abandonó.  Ahora ninguno quiere saber más de mí.  Me siento como un pedazo de carne devorado por dos leones.

─ ¿Cómo pudiste creer que Robert se casaría contigo si tiene tantos hijos?  Además, es el fiscal general de EE.UU.

─Fue un error de mi parte, lo reconozco. Me aferré a esa ilusión y pagué las consecuencias. A los Kennedy nunca les importaron mis sentimientos. 

─¿Y qué piensas hacer?

─Tomar venganza, los odio encarecidamente.  Tengo un arma poderosa en mis manos que voy a utilizar muy pronto.

─Norma, odiar nos hace muy infelices, y te harás daño tú misma.  ¿Por qué no tratas de olvidar todo simplemente?

─Porque no puedo. He sufrido demasiado y me he convertido en una mujer valerosa. Todos los hombres me tratan como un filete suculento que hay que engullir. Todos ven en mí a la hembra en celo, a la ninfómana, la puta que los satisfaga. Y lo he sido sin duda.  Ahora los Kennedy interceptan mis llamadas y me siguen a todas partes. ¿Comprendes por qué prefiero pasear con un admirador anónimo?


─Desde luego, no soy un peligro para nadie.

Concluyó:

—Veo con indignación cómo todos se rinden ante el presidente.  Hombres y mujeres obedecen ciegamente al poder.  Pero yo no lo haré más, lo juro, ¡no lo haré más!  Ya no seré una marioneta en sus manos. 

La diva comenzó a llorar sumamente consternada. En su mirada vi la llama del sufrimiento y una gran decepción. La abracé con gran ternura tratando de trasmitirle fortaleza y cariño. Se acurrucó en mis brazos como una palomita herida buscando protección.  Me percaté que tras esa sonrisa  se ocultaba un corazón destrozado ávido de comprensión. Marilyn sollozaba incontenible y no pude evitar sentir en carne propia su dolor. 

Dejé que se desahogara y después de un rato proseguí:

─ ¿Por eso estabas tan triste en el hotel cuando te conocí?

─Sí, era por eso, pero comprende que allá no podía confiar en ti. Me siento desolada y en medio de un torbellino.

— ¿En verdad te enamoraste de John Kennedy?

─Totalmente, estaba dispuesta a hacer cualquier cosa por él, retirarme del cine inclusive. Robert, no significó nada y sólo llenó un vacío en mi soledad.  Pero las mujeres tenemos armas que los hombres jamás sospechan. Puedo terminar con sus carreras políticas si me lo propongo.

─¿? 

La miré desconcertado y añadí:

─Lamentablemente los dos son casados. Creo que pecaste de ingenua al creer en sus promesas.

—Me decían cosas bonitas al principio de nuestra relación; que me amaban y yo era todo para ellos.  Me regalaban autos, flores, joyas.  Sin embargo, la última vez que hablé con John me dijo que su esposa le puso un ultimátum: “¡O abandonas a esa golfa farandulera o me das el divorcio!”. Expresó, muy afligido, que un escándalo no le convenía en ese momento.  Era mejor dejar de vernos un buen tiempo. Así de fácil se deshacen de cualquier romance.




—En cierta forma tienen razón. Es su estatus y deben cuidar su reputación. ¿Por qué enamorarte de un hombre casado?

─Porque en el corazón no se manda, Joe. Cuando te enamores lo sabrás.  Los Kennedy son seductores incorregibles y es una afición que heredaron de su padre. Me sentí halagada de ser cortejada por un presidente, y luego por un ministro de justicia.  Me sedujo la idea de pasar de estrella de cine a primera dama de USA.

─Llegaste demasiado lejos en tus pretensiones sentimentales.

─Voy a ser sincera, me gustaría dejar una huella de mi paso por el mundo. No quiero ser olvidada como olvidaron a Greta Garbo o Marlene Dietrich.  ¿Quién las recuerda ahora? ¡Nadie absolutamente!  Primero las candilejas, luego el glamour, la gloria, posteriormente el olvido. ¿Puedes comprenderme, Joe?




─Claro, que puedo comprenderte –-le di un beso en la mejilla como un niño que llora para consolarlo, como una flor que brota al amanecer.

A lo lejos escuchamos el canto de los gallos. Ya estaba amaneciendo. 

Caminamos brevemente por la playa. Dos seres diametralmente opuestos comulgaban entre sí. Una actriz célebre conviviendo con un fan desconocido. Aquel escenario cósmico nos pertenecía pero la realidad se impone y alerta.

Sólo el océano era testigo de aquella insólita confesión.  Nos zambullimos en el agua para quitarnos la arena deseando que el mar se tragara todas las penas. Que la aurora trajera nuevas esperanzas de vida. La animé  lleno de fe: 

─Pronto amanecerá pero puedes conversar un momento con las estrellas. Pídeles lo que quieras y ellas sabrán escucharte.  Inclusive llevar tu mensaje al creador.  En cuanto aparezcan los primeros rayos del sol te leeré mi poema.

─Es la primera vez que me escriben una poesía.

─Espero te guste, está hecha especialmente para ti.


Norma se recostó en mi regazo como una niña traviesa. Ninguno pensó en el sexo como aliciente en ese momento.  No deseábamos otra cosa que brindarnos mutua compañía. Sabía lo que esa chica necesitaba y entendía su sufrimiento. La vi suspirar entrecerrando sus ojos.  Yo traté de grabarme en el alma sus facciones para siempre.


martes, 6 de febrero de 2018

El rostro oculto de Marilyn 4

                                                                                       Pie de la cuesta



Cap. IV

Una chica soñadora y generosa.

José de Cádiz


Yo guardaba celosamente la poesía que me había inspirado Marilyn mucho antes de conocerla personalmente.  Nunca pensé que tendría oportunidad de declamárselo a ella. Antes de llevarla a disfrutar los acantilados de "La quebrada" me lo guardé cuidadosamente. Lo atesoraba siempre muy esperanzado.

Amanecía y conversábamos amigablemente en aquella playa encantada. Sentados en la arena observábamos tranquilamente el panorama.  Era como si aquel momento estuviera concertado por el firmamento.  Como si Neptuno, el dios del mar, hubiera preparado aquel encuentro.  Frente al inmenso horizonte pregunté a Marilyn con añoranza:

--¿Ves ese lucero enorme que está ahí enfrente?

--Sí, es precioso, y el más radiante de todos.

--Es venus, el planeta del amor y la belleza. El que hace que seamos desdichados o felices en ese aspecto. Determina nuestra felicidad con la pareja cuando la encontramos. Pidámosle que cada uno encuentre lo que busca.

La diva guardó silencio y después de un momento preguntó:




--¿Y al astro rey qué podemos pedirle? ¡Qué lindos se ven sus fulgores reflejados en el mar! Hasta me siento en una dimensión desconocida.

--El Sol es el creador del universo. El que da vida a todo lo que toca. En la antigüedad era el símbolo del padre o Gran logos solar.  Podemos pedirle que nuestro paso por la vida sea fructífero. Que traiga paz a nuestro corazón. Que ensanche nuestros horizontes y prolongue la existencia.

--Qué bonita petición.  Nunca pensé que fueras tan inspirado.

--Ni yo que fueras tan hermosa como espiritual.

--¿Desde cuándo escribes poesía, Joe?




--Desde niño, una forma de canalizar mis emociones y recrearme con la pluma. Este poema me surgió aquí precisamente y lo guardo con veneración. Te conocí en una película y ahora comprendo que hay sueños que se cumplen.   Prométeme que pase lo que pase jamás olvidaremos este momento. Quiero que lo guardemos en algún rincón de nuestro corazón.  ¿Me lo prometes?

--Te lo prometo –-Contestó con su vocecita musical.

--Bien, aquí está el poema:

A Norma Jean frente al mar

Eres un sueño guardado en el fondo del océano
eres caricia y fulgores  alumbrados por el sol
eres el ideal dorado de los hombres terrenales
una mujer primorosa que hace perder la razón.

Todas las estrellas nacen y las vemos tan distantes
hombres quisieran tocarlas y sentir su resplandor
pero los seres humanos tan carentes de ternura
nunca podrán alcanzarlas ni admirar su irradiación

Eres una flor exótica que merece ser mimada
a la que sobran promesas y lisonjas por doquier
nunca serán tan sinceras como el canto de las olas
mi tan sublimes y etéreas como esta puesta de Sol

Siempre soñé con besarte y expresarte mi cariño
quiero que Venus permita que se cumpla esa ilusión
pero si no nos conceden un momento tan dichoso
sé que podremos hacerlo en la cuarta dimensión

Tal vez la fama te abruma y destruye tu alma pura
el cine es un medio efímero semejante al espejismo
te sugiero que abandones el glamour y candilejas
antes de que tenebrosos te lleven hacia el abismo

Los momentos más felices no vuelven a repetirse
vivamos estos instantes como un regalo supremo
cuando te sientas muy triste visítame en una barca
Yo te esperaré en la playa con mariposas monarcas

Cuánto le daría a la vida para tocar las estrellas
qué diera yo por un beso a tus caderas tan bellas
las gaviotas se te acercan para conocer tu historia
saben bien que contemplarte es conocer a la gloria.

Para ti.

Le entregué el poema y la estrella ya no dijo nada.  Cerró los ojos y permitió que sus lágrimas fluyeran.  Luego se incorporó lentamente y me abrazó.  Había despertado sus emociones más sublimes.  Hay sentimientos que están más allá de las fronteras de la carne. Un estremecimiento genuino entre dos seres tocados por la magia de las musas.

Me percaté que Marilyn era una víctima más del medio que la encumbró. Tal vez demasiado tarde para abandonarlo. El peso de la fama la estaba colapsando y destruyendo su precario equilibrio. Una mujer anhelante de ser amada con delicadeza.  Abatida por la estulticia de los poderosos. Los que pueden disponer de una mujer a su antojo y que ambicionan dinero y poder.




Una mujer humillada en extremo pero consciente que se había corrompido. Deseaba salir a flote y llevar una vida normal.  Anhelaba escapar de ese mundo pernicioso. No obstante, seguía siendo la chica ingenua que soñaba con el amor.  Aquel que nada tiene que ver con orgasmos ni bajas pasiones.  Pero nadie se corrompe sin sentirse despreciable.

Marilyn era considerada una aventurera de la fama, una actriz caprichosa, frívola y tonta; fundamentalmente hedonista.  Decían que se había acostado con muchos hombres y ella tampoco lo negaba. Afirmaban que sus parejas la habían abandonado por infiel. Yo estaba dispuesto a comprobarlo en cualquier momento.  Pero aquella mañana sólo me interesaba devolverle la confianza en la vida.

Por la forma desencantada en que se expresaba parecía ya no esperar nada de este mundo. Los hombres más poderosos del orbe la estaban destruyendo.  En su corazón había anidado el odio y eso era demasiado temerario en una mujer tan conocida.  Aquellos gobernantes podrían eliminarla como rayo en cualquier momento.  ¿Cuáles eran las armas poderosas que mencionaba? ¿Tendría los arrojos para utilizarlas?

Fui prudente en sus confidencias y dado su estado de ánimo era mejor callar. Lamentaba que tuviera que marcharse a otro día sin conocer más detalles de su vida. Me hubiera encantado retenerla y ofrecerle el paraíso en tierras costeñas. Ella hubiera dado lo que fuera para no regresar a Hollywood. Pero, como afirmaba, fuertes compromisos la reclamaban en la meca del cine.




Estaba consciente que la diva llevaba un tren de vida aventurero. Sólo podía aspirar a gozar de su amistad y ese era ya un gran privilegio.  Era superar mis propias expectativas. Marilyn me atraía como un imán y el deseo de poseerla era demasiado imperioso. En mis noches de insomnio solía tener los pensamientos más arrebatados con ella. Curiosamente, frente al horizonte, sólo me inspiraba sentimientos de compasión. Un afán de protegerla como se cuida un ave recién nacida. Como los bebés que acaban de venir al mundo.

Había amanecido completamente cuando nos retiramos de Pie de la cuesta. Quizá más adelante regresaríamos. Abordamos la limusina que nos esperaba cerca.  Me empezaba a impacientar la actitud puntualita y circunspecta del chofer. Después de conocer sus desventuras me hubiera gustado llevarla lejos donde nadie la conociera. No obstante, debí ser prudente dadas las circunstancias tan delicadas que la rodeaban.  Evidentemente estaba involucrada en las aguas pantanosas de la política.

Llegamos al hotel y nos despedimos en las puertas de su suite.  Expresó:

--¡Ha sido una noche maravillosa! Me gustaría repetir la experiencia. ¿Te abrumé demasiado contándote mis problemas? Perdóname, tenía necesidad de desahogarme.  Te agradecería me mostraras otras maravillas del puerto; remontarme en un velero en alta mar. ¿Podemos hacerlo más tarde?

--Claro que sí, estoy para servirte.

Marilyn sonrió y me dio un beso en la mejilla. Musitó cariñosa: “que descanses y gracias por todo baby” –-entró rápidamente a su habitación.



Regresé con mis compañeros quienes se encontraban apostados frente a su suite.  Conversaban ajenos a cualquier problema que hubiera en torno a la estrella.  No les interesaba mayormente que se tratara de una celebridad.  Los saludé con camaradería y comenté que había llegado mi hora de salida.  Me fui a casa pensando que nadie lo tiene todo en la vida.  Siempre pensé que las estrellas de cine tenían el mundo a sus pies. Ahora me cercioraba lo equivocado que estaba.

Aquella velada había sido inolvidable porque conocí al extraordinario ser humano que había en Marilyn.  Si hubiera sabido lo que se avecinaba jamás se hubiera marchado del puerto.  Con gusto se hubiera quedado a vivir aquí. Pero el destino tiene sus propios designios, tan impredecibles como misteriosos.

Me acerqué a la chica soñadora pero también tierna y generosa.  La imaginé tomando cocos en la playa y conviviendo con los nativos.  Por la mañana desayunaría un coctel de camarones y las gaviotas la rodearían curiosas. No la obligarían 2 mandatarios a tener sexo con ella.

Su vida era una montaña rusa intentando alcanzar la seguridad y la dicha.  Una caja de pandora que ocultaba grandes sorpresas.  Un abanico de posibilidades donde ser diva y tan célebre no eran suficientes elementos para ser feliz.



¿Dónde estaba la felicidad realmente? ¿Dónde encontrar los elementos para ser dichosos?  Todos anhelamos la felicidad pero pocos han sabido encontrarla. Como si la misma fuera una mariposa arisca que cuando creemos alcanzarla esta vuela más y más lejos aún.

Llegué a mi departamento para descansar.  Apenas tenía tiempo de dormir unas horas antes de llevar a Marilyn a conocer otro balneario.



El rostro oculto de Marilyn XI

Cap. XI "Me encantaría bailar sin ropa contigo, Norma". José de Cádiz Llegamos al Casino “Jai alai” pero Maril...