viernes, 27 de febrero de 2015

SÓCRATES DICE...

Uno de los más grandes pensadores griegos:



"Habla para que te vea"

(Atenas, 470 a.C. - id., 399 a.C) Filósofo griego. Pese a que no dejó ninguna obra escrita y son escasas las ideas que pueden atribuírsele con seguridad, Sócrates es una figura capital del pensamiento antiguo, hasta el punto de ser llamados presocráticos los filósofos anteriores a él. Rompiendo con las orientaciones predominantes anteriores, su reflexión se centró en el ser humano, particularmente en la ética, y sus ideas pasaron a los dos grandes pilares sobre los que se asienta la historia de la filosofía occidental: Platón, que fue discípulo directo suyo, y Aristóteles, que lo fue a su vez de Platón.


Con una gran agudeza de razonamiento y facilidad de palabra, pasó la mayor parte de su vida en los mercados y plazas públicas de Atenas manteniendo discusiones y respondiendo mediante preguntas, un método denominado mayéutica. No escribió ningún libro ni tampoco fundó una escuela regular de filosofía. Todo lo que se sabe con certeza sobre él se debe a dos de sus discípulos más notables: Platón y el historiador Jenofonte. Su contribución a la filosofía ha sido de un marcado tono ético. La base de sus enseñanzas y lo que inculcó, fue la creencia en una comprensión objetiva de los conceptos de justicia, amor y virtud y el conocimiento de uno mismo. Creía que todo vicio es el resultado de la ignorancia y que ninguna persona desea el mal; a su vez, la virtud es conocimiento y aquellos que conocen el bien, actuarán de manera justa. 





lunes, 23 de febrero de 2015

CULTIVO UNA ROSA BLANCA


Para los verdaderos amigos








Cultivo una rosa blanca
en junio como en enero 
para el amigo sincero
que me da su mano franca

Y para aquel que me arranca 
el corazón conque vivo
cardos ni ortigas cultivo
cultivo una rosa blanca


Sin duda uno de los poemas más bonitos acerca de este bello sentimiento es de nuestro querido José Martí.  Poeta excelso de origen cubano que supo hacer un homenaje a la amistad.
Hoy lo recordamos con admiración y respeto.


























jueves, 19 de febrero de 2015

¿MERECEN GANAR TANTO DIPUTADOS?





José de Cádiz


Desde siempre en México los diputados son una casta privilegiada que tienen los sueldos más altos de Latinoamérica.  Un diputado federal gana alrededor de 200 mil pesos mensuales más canonjías y prestaciones.  En comparación con los 65 pesos diarios que gana un obrero esto resulta vergonzoso y una verdadera injusticia.  Sabemos que las cámaras y senadurías son independientes de los poderes ejecutivo y judicial y sin embargo en México no lo son.  El presidente se impone al legislativo con embutes y prebendas de toda índole.

Vemos con impotencia como nuestros “flamantes diputados” alteran leyes en prejuicio de la nación a petición del ejecutivo supeditado siempre a los intereses gringos.   La Cía y el Pentágono nos observan desde su "bola de cristal" para conducirnos donde quieren.  México, ha sido sojuzgado por los norteamericanos desde antaño y nos tiranizan a través de una dictadura disfrazada de democracia.






Hemos enumerado 10 razones por las cuales los diputados no deberían ganar fortunas:



1.- Los diputados tienen la sartén por el mango y se asignan sueldos que quieren y satisfacen su codicia.  La sociedad está imposibilitada para protestar dentro de un sistema corrupto y viciado.  El ejecutivo es su principal cómplice porque le conviene tenerlos contentos para que no lo cuestionen. Parecen decirse mutuamente: “Yo te protejo si tú me proteges”  Los legisladores son los chicos consentidos del sistema y también una parvada de cínicos.

2.- Nadie quiere a los diputados  -excepto los aduladores- y la ciudadanía tiene la peor opinión de ellos.  Son tantos que sangran despiadadamente el erario y con la mitad de ellos bastarían para alterar leyes en prejuicio de la nación.   Se toleran unos a otros y en ocasiones se bloquean por pertenecer a diferentes partidos.   Nunca proponen leyes firmes contra la corrupción porque ellos son parte de esta pandemia.

3.- Llegan al poder legislativo con la firme intención de lucrar y no de servir a la sociedad.  Se sienten intocables dentro de un régimen antidemocrático que no ignora que el poder dimana del pueblo.  La mayoría son parásitos que nunca han ejercido una profesión con dignidad.  La política es un oficio de vividores de quienes aspiran a vivir sin trabajar.





4.- Una sociedad organizada, consciente, y combativa, podría destituirlos en el acto.  Bastaría que se tomaran congresos y senadurías por tiempo indefinido para deponerlos sin excusas.  Las televisoras “oficiales” creadas ex profeso para apuntalar este régimen deben correr la misma suerte.  En lugar de ello la sociedad se desgasta en manifestaciones violentas que poco aportan a un cambio.

 5.- Hacen falta teóricos que aporten estrategias para enfrentar un sistema caduco y podrido al menor costo político.  Académicos, intelectuales, escritores, y artistas, están demasiado ocupados en sus propios asuntos y no les interesa el futuro de México.  Les tiene sin cuidado el país que heredarán a sus hijos.  La apatía y conformismo son parte de nuestra naturaleza.

6.- No tenemos capacidad organizativa para protestar de manera unida y sistemática. Somos cien por ciento manejados por políticos CHARLATANES y líderes astutos y perversos que solo buscan su propio beneficio. La mayoría de funcionarios y diplomáticos son verdaderas sanguijuelas que derrochan nuestros impuestos a grosso modo. Quiero creer que hay honrosas excepciones por supuesto.

7.- México es un país rico en recursos naturales en manos de codiciosos que derrochan el erario a su antojo sin que nadie los cuestione.  Carlos Romero Deschamps es un fiel ejemplo en PEMEX.  No pasa un día sin que la prensa denuncie a gobernadores y ediles por enriquecimiento inexplicable.  Somos un país de mediocres buenos para quejarnos pero malos para implementar estrategias de cambio.  Es inconcebible que México siendo un país de 120 millones de habitantes nos gobiernen mil políticos.  

8.- Tenemos tendencia al divisionismo desde la época de la “conquista”. Preferimos el conflicto antes que buscar convergencias que nos unan e identifiquen como ciudadanos.  Nunca encontramos alternativas que permitan luchar contra toda opresión e injusticia.  Un país donde los partidos políticos proliferan como hongos impulsados por el mismo gobierno para: “divide y vencerás”.  ¿Se han puesto a pensar por qué en USA sólo existen dos partidos?

9.- Somos por naturaleza egoístas y protagónicos anteponiendo siempre nuestros intereses a la colectividad.  Quien tiene una empresa, coche, y un refrigerador lleno, se olvida de quien  no tiene ese privilegio.  Cada quien busca su propio beneficio sin tomar en cuenta la sociedad que es la base del progreso.   Ignoran que somos parte de un todo.

10- Hay mucho que aprender de los orientales como sociedades organizadas.  Son gregarios, sagaces, y aptos para luchar colectivamente. Como consecuencia lógica China y Japón son potencias económicas mundiales. También la punta de lanza en tecnología de vanguardia.  Tienen un estatus de vida superior al nuestro.  Su progreso se denota en la limpieza de sus calles y prestigio de sus universidades. ¿Son más inteligentes que nosotros? No lo creo, solo más ilustrados y disciplinados.




PD: Me llegó este mail a mi correo que hoy comparto generosamente:

¿Qué es una grosería?
 

Es curioso que una ex-secretaria de estado se dé cuenta ahora de lo que es una grosería, por lo demás, todo es cierto.  A Xóchitl Gálvez se le acusó de ser grosera en una entrevista y contestó lo que está a continuación. GROSERÍA es que el salario mínimo de un trabajador sea de $54.00 al día(1,620 al mes) y el de un diputado de $200,000.00 pudiendo llegar con dietas y otras prebendas a $350,000.00 Grosería es que un catedrático de universidad o un cirujano de la sanidad pública ganen menos que el concejal de festejos de un ayuntamiento de tercera.
Grosería es que los políticos se suban sus retribuciones en el porcentaje que les apetezca, (siempre por unanimidad, por supuesto, y al inicio de la legislatura).

Grosería es comparar la jubilación de un diputado con la de una viuda.

Grosería es que un ciudadano tenga que cotizar 35 años para percibir una jubilación y a los diputados les baste sólo con tres o con seis según el caso y que los miembros del gobierno para cobrar la pensión máxima sólo necesiten jurar el cargo.

Grosería es que los diputados sean los únicos trabajadores (¿?) de este país que están exentos de tributar un tercio de su sueldo del ISR.

Grosería es colocar en la administración a miles de asesores (léase amigotes con sueldo) que ya desearían los técnicos más calificados.

Grosería es el ingente dinero destinado a sostener a los partidos aprobados por los mismos políticos que viven de ellos.

Grosería es que a un político no se le exija superar una mínima prueba de capacidad para ejercer su cargo (y no digamos intelectual o cultural).
Grosería es el costo que representa para los ciudadanos, sus comidas, coches oficiales, choferes, viajes (siempre en gran clase) y tarjetas de crédito por doquier.

Grosería es que sus señorías tengan casi cinco meses de vacaciones al año (48 días en Navidad-enero, unos 17 en Semana Santa —a pesar de que muchos de ellos se declaran laicos— y unos 82 días en verano).

Grosería es que sus señorías cuando cesan en el cargo tengan un colchón del 80% del sueldo durante 18 meses.

Grosería es que ex ministros, ex secretarios de estado y altos cargos de la política cuando cesan son los únicos ciudadanos de este país que pueden legalmente percibir dos salarios del erario público.

Grosería es que se utilice a los medios de comunicación para transmitir a la sociedad que los funcionarios sólo representan un costo para el bolsillo de los ciudadanos...

Grosería es que nos oculten sus privilegios mientras vuelven a la sociedad contra quienes de verdad les sirven. Mientras, ¿hablan de política social y derechos sociales?

¡Qué grosería!...

-Ésta debiera de ser una de esas cadenas que no se rompen, pues sólo nosotros podemos ponerle remedio a esto. Sería además de grosero, indecente que no lo reenviaras.







martes, 17 de febrero de 2015

EL ROSTRO OCULTO DE MARILYN Cap. XIII










José de Cádiz



El diario de Marilyn era un compendio de anécdotas chispeantes y reveladoras. Había necesidad de desahogarse contando pormenores de su vida.  La soledad era un impulso y un refugio al mismo tiempo.  Mucha sinceridad y ganas de confesarse con la pluma desnudando sus más secretos pensamientos. No hay doblez ni anhelo de quedar bien con nadie puesto que lo empezó a escribir cuando aún no era conocida. Cuando todavía no conquistaba la fama ni su nombre estaba ligado al escabroso mundo del cine. 


No es un diario como el de Ana Frank que escribió escondida huyendo del terror nazi. Marilyn, es una joven que se sabe víctima del infortunio y su diario le sirve de catarsis y compañía al mismo tiempo. Tienen algo en común con el de Ana Frank: la desolación y desesperanza del futuro. Parece que las almas atormentadas tienen necesidad de contar su vida para conservar la cordura y equilibrio. A medida que me adentré en sus letras no pude evitar la empatía con aquella celebridad.


Los Ángeles, Calif.

21 de febrero, 1942



"Me casé hace dos meses pero me llevé una gran decepción.   A mi marido lo reclutaron en El ejército para ir al frente de guerra en Europa.   Ni siquiera hemos disfrutado plenamente nuestra luna de miel.  Me dejó trabajando en una fábrica de paracaídas y desconozco cuando regresará Jim. Me siento tan triste sin su compañía. La incertidumbre y temor me atosigan todo el tiempo. Mis suegros viven en otro condado y no tengo con quien platicar.  Mis vecinos apenas me saludan y me miran con desconfianza.  Mañana domingo iré a misa y luego al parque a observar las palomas en el kiosco.  Los transeúntes no me mirarán curiosos porque nadie me conoce. Leeré alguna noticia interesante en el periódico y quiero tener noticias de mi esposo.  No soporto la idea que una bomba nos pueda separar.  





23 de febrero, 1942


Hoy me fui muy triste a trabajar y no tuve apetito todo el día.  Mis compañeras me invitaron a comer tratando de de reanimarme.  Nunca pensé que la vida en una fábrica fuera tan monótona.  Camino diariamente del trabajo a mi casa sin ninguna expectativa.  En los aparadores veo ropa y zapatos bonitos pero ni esperanzas de comprarlos con este sueldo.  Apenas gano lo suficiente para pagar renta, agua, y luz. Se supone que mi marido debía enviarme una pensión pero no he recibido nada. Siento ganas de buscar otro trabajo pero me detengo al pensar en Jim.  Dicen que en restaurantes se ganan muchas propinas y que los clientes son muy generosos. Pero mi marido es demasiado celoso y no sé cómo lo tomará. Mejor me quedo trabajando en la fábrica.



27 de febrero, 1942

¡Por fin me escribió mi esposo! Dice que me extraña y que no le encuentra sentido a esta guerra.  Que lo están entrenando para enviarlo al frente de batalla y que ya aprendió a usar una metralleta. ¡Dios mío! Lo que nos faltaba nada más pues él nunca había usado un arma ni de juguete. Me confiesa que en las noches los soldados se emborrachan pero él prefiere apartarse y pensar en mí.  Le gustaría desertar pero de seguro el gobierno lo buscará y acusarán de traidor.  No tiene alternativa y debe cumplir con el servicio militar obligatorio.  Le digo que tenga paciencia y que pronto volveremos a estar juntos.  En el trabajo no puedo concentrarme pensando que algo malo le pueda pasar. ¿Por qué los países entrarán en guerra? ¿Qué pelearán? No es justo que manden civiles como carne de cañón desconociendo los motivos. Deberían ir los presidentes por delante y no los ciudadanos que poco entendemos el conflicto.


3 de marzo, 1942


Trato de escribir un poema sin lograrlo. En la escuela solía escribir poesías cuando mi madre me dejaba sola en algún internado.  Una forma de escapar de la soledad y dar rienda suelta a mi imaginación.   Siempre he soñado con ser apreciada por todos y no ser un estorbo para nadie.  Nadie me quiere por no tener un hogar y tampoco tengo papá. Mi madre nunca menciona a mi padre al que me hubiera encantado conocer. En el internado cuando mis compañeras hablan de sus papás me pongo triste. No puedo escribir ahora, no me fluyen las ideas, espero hacerlo otro día. Mejor escribiré una carta a Jim para expresarle cuanto lo amo.  Los diarios hablan de un número indeterminado de muertos en Francia y Alemania. ¿Hasta cuando terminará esta maldita guerra? Hay cientos de hogares destruidos que han perdido a familiares.


6 de marzo, 1942


Ayer conocí en la fábrica al fotógrafo de una revista.  Mis compañeras dicen que andan haciendo un reportaje sobre esposas que trabajan.  Es una publicación muy conocida del espectáculo y se corrió la voz que mañana entrevistarán a las obreras.  No sé que cosas puedan declarar las trabajadoras si solo saben hacer paracaídas de avión.  Andan tomando fotos por todos lados y al interior de las maquinarias. Me gustaría que hablaran sobre los maridos que abandonan a sus esposas para ir a la guerra.  Este conflicto mundial solo vino a desunir nuestras familias y sin esperanzas de cambio.  Ni siquiera piden permiso al ciudadano para reclutarlo.  Jim, mi pobre Jim, qué será de mí si no regresas.


7 de marzo, 1942


Hoy el fotógrafo se dirigió a mí sonriente y me dijo: "¡Hola amiguita! ¿cómo te llamas"? Yo bajé la cabeza avergonzada y me preguntó-: ¿Te gustaría posar para una revista? Eres muy bonita y causarías sensación con esa cara preciosa que tienes.  Hasta puedes iniciar una carrera como modelo o actriz, todo puede suceder en este ambiente.  Te pagaremos muy bien y las fotos se harían en un estudio privado. ¿Qué dices?  No me contestes ahora, piénsalo bien y la próxima semana espero tu respuesta. Una chica tan linda como tú no debe trabajar en una fábrica ni cargar ese uniforme tan horrible. Le contesté que era casada y que nunca había posado para nadie. Me dijo que no había problema porque él me enseñaría   Me retiré del lugar y lo dejé hablando solo.








 10 de marzo, 1942



No sé qué hacer pues el fotógrafo sigue insistiendo en que pose para la revista. Ofreció tratarme bien y dice que me pagará mil dólares por sesión y además una suscripción gratis para la revista. La verdad tengo algunos gastos y me vendría muy bien ese dinero.  Me serviría para cubrir algunas deudas. ¡Como me gustaría comprarme unos zapatos de plataforma y ese vestido lindo el día de mi cumpleaños! El único vestido bonito que he tenido fue cuando me casé por la iglesia toda de blanco. Por primera vez me vi elegante y me miraba a cada rato en el espejo. El fotógrafo dice que el lunes quiere una respuesta.  Me parece que estoy en un dilema, ¿qué hago?. Ojalá y ya no regresé a la fábrica ese señor.  Este fin de semana no sé qué voy a hacer para evitar el aburrimiento.


12 de marzo, 1942



Las vueltas que da la vida.  Anoche no pude dormir pensando en el ofrecimiento del fotógrafo.  Tal vez no tenga nada de malo posar desnuda y muchas chicas lo hacen.  Pero soy una mujer casada y a mi marido no le gustará seguramente.  ¿Llegará esta revista a los soldados en el frente de batalla? No, no lo creo, los contendientes están demasiado ocupados peleando.  Si pudiera pedirle permiso a Jim pero es imposible estando tan lejos. Mañana tengo que darle sin falta una respuesta al fotógrafo.  Por un lado está mi marido y por el otro mi necesidad. No tengo ni idea como se posa.  Será mejor olvidarme del asunto.



15 de marzo, 1942



Hoy trabajé arduamente y me olvidé de la revista. Que bueno que el fotógrafo no vino lo cual quiere decir que ya cambió de opinión. Me siento libre de cualquier tentación. Tal vez ya se consiguió otra chica hermosa y que no tenga tantos prejuicios como yo. Al salir del trabajo nos fuimos a caminar con mi amiga Clarita y curioseamos en los centros comerciales. ¡Vi un vestido verde en un aparador que me encantó! Clarita me observaba y me dijo que yo podía tener todo lo que quisiera. Comprendí que se refería a mi negativa hacia el fotógrafo y en sus ojos había cierta recriminación.  Pero no me importa con tal de conservar el amor de Jim. Más adelante mi marido conseguirá un buen trabajo y me dará todo lo que necesite.


17 de marzo de 1942


No lo puedo creer el fotógrafo volvió a la carga y ahora ofrece pagarme dos mil dólares.  ¡Una cantidad fabulosa y me regaló el ultimo número de la revista. Que bonito diseño y en la portada hay una chica bellísima. Por un momento me entusiasmó la idea de poder verme así algún día. Hay una serie de reportajes variados sobre cine, teatro, y armas en la guerra. Fue muy amable conmigo pero le tuve que decir no por tercera ocasión. Mis compañeras me dicen que soy una tonta y que ellas en mi lugar ya habrían aceptado el ofrecimiento. Que las oportunidades se presentan una vez en la vida. Tal vez tenga razón. Al salir me fui a casa para no pensar más en el asunto.  No puedo dormir y tengo una sensación de arrepentimiento.  Creo que es demasiado tarde.








 17 de marzo, 1942



Hoy iré a comprar una despensa porque mi refrigerador está vacío. Que feo es tener que trabajar sin disponer de tiempo para otras cosas.  Pasear, ir al cine, o salir de compras. Jim me escribió de nuevo y todo sigue igual por allá. Bombas, muerte, y desolación.  Dice que está hospitalizado pero que no es nada de peligro.  Tal vez no quiso alarmarme y es posible que esté mal herido. ¡Dios mío y yo sin poder ayudarlo!  Cómo gustaría trasladarme allá como pájarito para visitarlo de sorpresa. Quizá no está recibiendo la atención adecuada y hasta requiera una cirugía.  ¿Y qué tal si le amputan una pierna? ¡Dios santo!, mi marido es demasiado joven, y tiene toda la vida por delante. Me arrepiento por no haber aceptado la oferta del fotógrafo. Ahora ese dinero me serviría para muchas cosas.

  

20 de marzo, 1942



Hoy me alegré de ver al fotógrafo de nuevo en la fábrica.  Dice que el ofrecimiento sigue en pie.  Le sonreí y me preguntó que si ya había cambiado de opinión; creo que con una sonrisa le dije todo.  La última vez que hablamos fui muy cortante con él y hasta pensé que ya no regresaría. Pero expresó que necesitaban caras nuevas y que las modelos de esa revista estaban muy repetidas. Es demasiado ese dinero por una sesión de fotografías.  Sin más reparos acepté la propuesta de inmediato. La única condición que le puse fue que no estuviéramos solos. No entiendo nada de modelaje pero en la vida todo se aprende. Acordamos que la sesión sería mañana a las 6 PM en el centro de Los Ángeles. Ni siquiera sé si soy fotogénica. En fin, ya veremos.



21 de marzo, 1942



 A la salida del trabajo ya me esperaba el fotógrafo.  Me arreglé cuanto pude y dijo que me veía preciosa.  Me sonrojé sin saber qué contestar. Nos dirigimos al estudio en su auto y escuchamos música durante todo el trayecto.  Me preguntó si estaba nerviosa, le contesté que no, pero la verdad si lo estaba y mucho. Al llegar al estudio mencionó que las fotos serían al desnudo y que haríamos el trabajo con todo respeto. ¡Dios mío en la que me metí! Entonces caí en la cuenta que me tenía que quitar la ropa. Tuve ganas de salir corriendo pero él trató de serenarme y me ofreció un té. Platicó largo rato conmigo y dijo que estaba a tiempo de arrepentirme. Guardé silencio porque la verdad necesito ese dinero.  El estudio es amplio, confortable, solo estaban él y una asistente. Eso me dio seguridad porque me temblaban las piernas. Salió un momento mientras la asistente me sugirió quitarme la ropa. Obedecí sin chistar y enseguida empezó la sesión. Tomó cerca de 200 fotografías y ya estaba yo muy cansada.  Al final me dio un cheque por 2 mil dólares y me felicitó diciendo: "Te ves soñada" . ¡Nunca había tenido tanto dinero en mis manos!






23 de marzo, 1942



Me siento sucia y con sentimientos de culpa. Nunca pensé que fuera yo tan impúdica. En el internado las monjitas me enseñaron otras cosas. Lo que me avergüenza es que lo haya hecho por dinero como si fuera una p... ¡Que van a pensar mis suegros cuando salga esa revista! Ojalá y esas fotos no se publiquen nunca. Me aterra la idea que Jim se entere porque no sé cuál será su reacción.  Creo que cometí un error al aceptar posar sin tomarlo en cuenta. Hoy iré a misa y me confesaré con el padre Antelmo.  Le diré la verdad de lo sucedido. Aún no he tocado los dos mil dólares que me dieron."



Hice otra pausa y cerré el diario pensando en sus confidencias. Marilyn se había quedado profundamente dormida leyendo en un sofá.  La contemplé largo rato pensando en lo que había vivido antes de ser tan popular. Que bonita se veía aún estando dormida. Evidentemente se arrepintió de haber posado desnuda y sin saber lo qué le deparaba el futuro.  A partir de ahí su vida cambió notablemente y le aguardaban la gloria pero también el infierno. Fuertes toquidos en la puerta interrumpieron mis cavilaciones.



Continuará 






EL ROSTRO OCULTO DE MARILYN Cap. XIII










José de Cádiz



El diario de Marilyn era un compendio de anécdotas chispeantes y reveladoras. Había necesidad de desahogarse contando pormenores de su vida.  La soledad era un impulso y un refugio al mismo tiempo.  Mucha sinceridad y ganas de confesarse con la pluma desnudando sus más secretos pensamientos. No hay doblez ni anhelo de quedar bien con nadie puesto que lo empezó a escribir cuando aún no era conocida. Cuando todavía no conquistaba la fama ni su nombre estaba ligado al escabroso mundo del cine. 

No es un diario como el de Ana Frank que escribió escondida huyendo del terror nazi. Marilyn, es una joven que se sabe víctima del infortunio y su diario le sirve de catarsis y compañía al mismo tiempo. Tienen algo en común con el de Ana Frank: la desolación y desesperanza del futuro. Parece que las almas atormentadas tienen necesidad de contar su vida para conservar la cordura y equilibrio. A medida que me adentré en sus letras no pude evitar la empatía con aquella celebridad.


Los Ángeles, Calif.

21 de febrero, 1942



"Me casé hace dos meses pero me llevé una gran decepción.   A mi marido lo reclutaron en El ejército para ir al frente de guerra en Europa.   Ni siquiera hemos disfrutado plenamente nuestra luna de miel.  Me dejó trabajando en una fábrica de paracaídas y desconozco cuando regresará Jim. Me siento tan triste sin su compañía. La incertidumbre y temor me atosigan todo el tiempo. Mis suegros viven en otro condado y no tengo con quien platicar.  Mis vecinos apenas me saludan y me miran con desconfianza.  Mañana domingo iré a misa y luego al parque a observar las palomas en el kiosco.  Los transeúntes no me mirarán curiosos porque nadie me conoce. Leeré alguna noticia interesante en el periódico y quiero tener noticias de mi esposo.  No soporto la idea que una bomba nos pueda separar.  





23 de febrero, 1942


Hoy me fui muy triste a trabajar y no tuve apetito todo el día.  Mis compañeras me invitaron a comer tratando de de reanimarme.  Nunca pensé que la vida en una fábrica fuera tan monótona.  Camino diariamente del trabajo a mi casa sin ninguna expectativa.  En los aparadores veo ropa y zapatos bonitos pero ni esperanzas de comprarlos con este sueldo.  Apenas gano lo suficiente para pagar renta, agua, y luz. Se supone que mi marido debía enviarme una pensión pero no he recibido nada. Siento ganas de buscar otro trabajo pero me detengo al pensar en Jim.  Dicen que en restaurantes se ganan muchas propinas y que los clientes son muy generosos. Pero mi marido es demasiado celoso y no sé cómo lo tomará. Mejor me quedo trabajando en la fábrica.


27 de febrero, 1942

¡Por fin me escribió mi esposo! Dice que me extraña y que no le encuentra sentido a esta guerra.  Que lo están entrenando para enviarlo al frente de batalla y que ya aprendió a usar una metralleta. ¡Dios mío! Lo que nos faltaba nada más pues él nunca había usado un arma ni de juguete. Me confiesa que en las noches los soldados se emborrachan pero él prefiere apartarse y pensar en mí.  Le gustaría desertar pero de seguro el gobierno lo buscará y acusarán de traidor.  No tiene alternativa y debe cumplir con el servicio militar obligatorio.  Le digo que tenga paciencia y que pronto volveremos a estar juntos.  En el trabajo no puedo concentrarme pensando que algo malo le pueda pasar. ¿Por qué los países entrarán en guerra? ¿Qué pelearán? No es justo que manden civiles como carne de cañón desconociendo los motivos. Deberían ir los presidentes por delante y no los ciudadanos que poco entendemos el conflicto.


3 de marzo, 1942


Trato de escribir un poema sin lograrlo. En la escuela solía escribir poesías cuando mi madre me dejaba sola en algún internado.  Una forma de escapar de la soledad y dar rienda suelta a mi imaginación.   Siempre he soñado con ser apreciada por todos y no ser un estorbo para nadie.  Nadie me quiere por no tener un hogar y tampoco tengo papá. Mi madre nunca menciona a mi padre al que me hubiera encantado conocer. En el internado cuando mis compañeras hablan de sus papás me pongo triste. No puedo escribir ahora, no me fluyen las ideas, espero hacerlo otro día. Mejor escribiré una carta a Jim para expresarle cuanto lo amo.  Los diarios hablan de un número indeterminado de muertos en Francia y Alemania. ¿Hasta cuando terminará esta maldita guerra? Hay cientos de hogares destruidos que han perdido a familiares.


6 de marzo, 1942


Ayer conocí en la fábrica al fotógrafo de una revista.  Mis compañeras dicen que andan haciendo un reportaje sobre esposas que trabajan.  Es una publicación muy conocida del espectáculo y se corrió la voz que mañana entrevistarán a las obreras.  No sé que cosas puedan declarar las trabajadoras si solo saben hacer paracaídas de avión.  Andan tomando fotos por todos lados y al interior de las maquinarias. Me gustaría que hablaran sobre los maridos que abandonan a sus esposas para ir a la guerra.  Este conflicto mundial solo vino a desunir nuestras familias y sin esperanzas de cambio.  Ni siquiera piden permiso al ciudadano para reclutarlo.  Jim, mi pobre Jim, qué será de mí si no regresas.


7 de marzo, 1942


Hoy el fotógrafo se dirigió a mí sonriente y me dijo: "¡Hola amiguita! ¿cómo te llamas"? Yo bajé la cabeza avergonzada y me preguntó-: ¿Te gustaría posar para una revista? Eres muy bonita y causarías sensación con esa cara preciosa que tienes.  Hasta puedes iniciar una carrera como modelo o actriz, todo puede suceder en este ambiente.  Te pagaremos muy bien y las fotos se harían en un estudio privado. ¿Qué dices?  No me contestes ahora, piénsalo bien y la próxima semana espero tu respuesta. Una chica tan linda como tú no debe trabajar en una fábrica ni cargar ese uniforme tan horrible. Le contesté que era casada y que nunca había posado para nadie. Me dijo que no había problema porque él me enseñaría   Me retiré del lugar y lo dejé hablando solo.








 10 de marzo, 1942


No sé qué hacer pues el fotógrafo sigue insistiendo en que pose para la revista. Ofreció tratarme bien y dice que me pagará mil dólares por sesión y además una suscripción gratis para la revista. La verdad tengo algunos gastos y me vendría muy bien ese dinero.  Me serviría para cubrir algunas deudas. ¡Como me gustaría comprarme unos zapatos de plataforma y ese vestido lindo el día de mi cumpleaños! El único vestido bonito que he tenido fue cuando me casé por la iglesia toda de blanco. Por primera vez me vi elegante y me miraba a cada rato en el espejo. El fotógrafo dice que el lunes quiere una respuesta.  Me parece que estoy en un dilema, ¿qué hago?. Ojalá y ya no regresé a la fábrica ese señor.  Este fin de semana no sé qué voy a hacer para evitar el aburrimiento.


12 de marzo, 1942



Las vueltas que da la vida.  Anoche no pude dormir pensando en el ofrecimiento del fotógrafo.  Tal vez no tenga nada de malo posar desnuda y muchas chicas lo hacen.  Pero soy una mujer casada y a mi marido no le gustará seguramente.  ¿Llegará esta revista a los soldados en el frente de batalla? No, no lo creo, los contendientes están demasiado ocupados peleando.  Si pudiera pedirle permiso a Jim pero es imposible estando tan lejos. Mañana tengo que darle sin falta una respuesta al fotógrafo.  Por un lado está mi marido y por el otro mi necesidad. No tengo ni idea como se posa.  Será mejor olvidarme del asunto.



15 de marzo, 1942



Hoy trabajé arduamente y me olvidé de la revista. Que bueno que el fotógrafo no vino lo cual quiere decir que ya cambió de opinión. Me siento libre de cualquier tentación. Tal vez ya se consiguió otra chica hermosa y que no tenga tantos prejuicios como yo. Al salir del trabajo nos fuimos a caminar con mi amiga Clarita y curioseamos en los centros comerciales. ¡Vi un vestido verde en un aparador que me encantó! Clarita me observaba y me dijo que yo podía tener todo lo que quisiera. Comprendí que se refería a mi negativa hacia el fotógrafo y en sus ojos había cierta recriminación.  Pero no me importa con tal de conservar el amor de Jim. Más adelante mi marido conseguirá un buen trabajo y me dará todo lo que necesite.


17 de marzo de 1942

No lo puedo creer el fotógrafo volvió a la carga y ahora ofrece pagarme dos mil dólares.  ¡Una cantidad fabulosa y me regaló el ultimo número de la revista. Que bonito diseño y en la portada hay una chica bellísima. Por un momento me entusiasmó la idea de poder verme así algún día. Hay una serie de reportajes variados sobre cine, teatro, y armas en la guerra. Fue muy amable conmigo pero le tuve que decir no por tercera ocasión. Mis compañeras me dicen que soy una tonta y que ellas en mi lugar ya habrían aceptado el ofrecimiento. Que las oportunidades se presentan una vez en la vida. Tal vez tenga razón. Al salir me fui a casa para no pensar más en el asunto.  No puedo dormir y tengo una sensación de arrepentimiento.  Creo que es demasiado tarde.







 17 de marzo, 1942



Hoy iré a comprar una despensa porque mi refrigerador está vacío. Que feo es tener que trabajar sin disponer de tiempo para otras cosas.  Pasear, ir al cine, o salir de compras. Jim me escribió de nuevo y todo sigue igual por allá. Bombas, muerte, y desolación.  Dice que está hospitalizado pero que no es nada de peligro.  Tal vez no quiso alarmarme y es posible que esté mal herido. ¡Dios mío y yo sin poder ayudarlo!  Cómo gustaría trasladarme allá como pájarito para visitarlo de sorpresa. Quizá no está recibiendo la atención adecuada y hasta requiera una cirugía.  ¿Y qué tal si le amputan una pierna? ¡Dios santo!, mi marido es demasiado joven, y tiene toda la vida por delante. Me arrepiento por no haber aceptado la oferta del fotógrafo. Ahora ese dinero me serviría para muchas cosas.

  

20 de marzo, 1942



Hoy me alegré de ver al fotógrafo de nuevo en la fábrica.  Dice que el ofrecimiento sigue en pie.  Le sonreí y me preguntó que si ya había cambiado de opinión; creo que con una sonrisa le dije todo.  La última vez que hablamos fui muy cortante con él y hasta pensé que ya no regresaría. Pero expresó que necesitaban caras nuevas y que las modelos de esa revista estaban muy repetidas. Es demasiado ese dinero por una sesión de fotografías.  Sin más reparos acepté la propuesta de inmediato. La única condición que le puse fue que no estuviéramos solos. No entiendo nada de modelaje pero en la vida todo se aprende. Acordamos que la sesión sería mañana a las 6 PM en el centro de Los Ángeles. Ni siquiera sé si soy fotogénica. En fin, ya veremos.



21 de marzo, 1942



 A la salida del trabajo ya me esperaba el fotógrafo.  Me arreglé cuanto pude y dijo que me veía preciosa.  Me sonrojé sin saber qué contestar. Nos dirigimos al estudio en su auto y escuchamos música durante todo el trayecto.  Me preguntó si estaba nerviosa, le contesté que no, pero la verdad si lo estaba y mucho. Al llegar al estudio mencionó que las fotos serían al desnudo y que haríamos el trabajo con todo respeto. ¡Dios mío en la que me metí! Entonces caí en la cuenta que me tenía que quitar la ropa. Tuve ganas de salir corriendo pero él trató de serenarme y me ofreció un té. Platicó largo rato conmigo y dijo que estaba a tiempo de arrepentirme. Guardé silencio porque la verdad necesito ese dinero.  El estudio es amplio, confortable, solo estaban él y una asistente. Eso me dio seguridad porque me temblaban las piernas. Salió un momento mientras la asistente me sugirió quitarme la ropa. Obedecí sin chistar y enseguida empezó la sesión. Tomó cerca de 200 fotografías y ya estaba yo muy cansada.  Al final me dio un cheque por 2 mil dólares y me felicitó diciendo: "Te ves soñada" . ¡Nunca había tenido tanto dinero en mis manos!






23 de marzo, 1942



Me siento sucia y con sentimientos de culpa. Nunca pensé que fuera yo tan impúdica. En el internado las monjitas me enseñaron otras cosas. Lo que me avergüenza es que lo haya hecho por dinero como si fuera una p... ¡Que van a pensar mis suegros cuando salga esa revista! Ojalá y esas fotos no se publiquen nunca. Me aterra la idea que Jim se entere porque no sé cuál será su reacción.  Creo que cometí un error al aceptar posar sin tomarlo en cuenta. Hoy iré a misa y me confesaré con el padre Antelmo.  Le diré la verdad de lo sucedido. Aún no he tocado los dos mil dólares que me dieron."



Hice otra pausa y cerré el diario pensando en sus confidencias. Marilyn se había quedado profundamente dormida leyendo en un sofá.  La contemplé largo rato pensando en lo que había vivido antes de ser tan popular. Que bonita se veía aún estando dormida. Evidentemente se arrepintió de haber posado desnuda y sin saber lo qué le deparaba el futuro.  A partir de ahí su vida cambió notablemente y le aguardaban la gloria pero también el infierno. Fuertes toquidos en la puerta interrumpieron mis cavilaciones.



Continuará 






sábado, 14 de febrero de 2015

¡ESPECIAL DEL AMOR Y AMISTAD!








¿Estás enamorado (a)? Si es así te felicito y no importa que no seas correspondido.  Recuerda que un corazón enamorado ve el mundo color de rosa y siente lo que nadie más puede experimentar. Ahora bien, si eres bien correspondido estás tocando el cielo con las manos y te muestras amable y generoso con el mundo. Amar y ser amado es lo más parecido al edén y todos hemos conocido el amor en esta vida. Ciertamente, sentimos maripositas en el vientre cuando vemos al ser amado.











Hay diferentes tipos de amor.  Tenemos el amor erótico, que es la llama de la pasión -o deseo- pero no es el verdadero amor.  Frecuentemente decimos: "te amo", cuando deberíamos decir te traigo ganas. Es muy fácil confundir los sentimientos en la adolescencia y juventud.  Sin embargo, en algún momento pueden conjugarse sentimientos y deseo, de otra manera no hubiéramos nacido. Empieza con atracción química hasta convertirse en una obsesión. Pocas personas pueden diferenciar el amor del deseo.  "El corazón tiene razones que la razón desconoce".




Cuando se ama de verdad deseamos la dicha de esa persona aunque no sea a nuestro lado. Un sentimiento exento de egoísmo y afán de posesión. El verdadero amor no espera recompensa ni hacer daño a otra persona. Es el más escaso y tiene como característica el romance, generosidad, y altruismo más puro. Se alimenta con música, flores, cartas, y suspiros prolongados. El que ama es feliz por el simple hecho de mantener viva esa ilusión. Es como una vela que no se apaga ni con una tempestad. Afortunadamente, la mayoría de las veces es bien correspondido.





En la misma dimensión está el amor platónico, un sentimiento generalmente silencioso no correspondido. Frecuentemente, se ama en secreto a una persona y puede ser un amor prohibido. Un adolescente puede enamorarse de su maestra, de una estrella de rock, y la chica del esposo de su vecina.  No tiene cortapisas el amor platónico y se mantiene vivo durante largos periodos de tiempo. Todos lo hemos conocido en la escuela, el trabajo, o el vecindario. Un amor que no podemos gritarle al mundo por prohibido en una sociedad que nos forma y conforma.  ¿Estás enamorado de una modelo famosa o la esposa de tu mejor amigo? No te preocupes, todos hemos conocido un amor con esas características.





En otra esfera sublime está el amor fraterno, el amor a nuestra madre, hermanos, hijos, etc, un sentimiento al margen de cualquier necesidad hormonal. Dicen que el amor de la madre es el más genuino que existe actualmente. También podemos amar a la patria, a una institución, un ideal, nuestra escuela, literatura, el trabajo, etc. El cariño entrañable de un amigo que nos ama y deseamos siempre lo mejor para él. Cuando los demás nos rechazan él siempre estará a nuestro lado. Un amigo te critica en privado pero te defiende en público.  Con el podemos ser nosotros mismos, sin ningún temor. Alguien dispuesto a ayudarte, y ocasionalmente a perdonarte.





Finalmente, tenemos el amor agape, que es al amor a Dios, a nuestros semejantes, o a una filosofía de vida. Es el más espiritual de todos y brota de lo más intimo del corazón. Conlleva el amor a la naturaleza, al arte, al sol, la flora, fauna, etc. Una persona puede estar profundamente enamorada de la música, de una obra, o del maestro Jesús. Sus discípulos lo amaron tanto que lo siguieron hasta el final proclamando su doctrina. Veían en el a un maestro, un pastor, un mesías, y lo sigue siendo.  Su enseñanza fundamental se resume aquí: "amarás a Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, y con todos tus pensamientos".  Y la siguiente: "Amarás a tu prójimo como a ti mismo"".  Su trayectoria de generosidad y sacrificio es el mejor ejemplo de virtud: "Yo soy el camino, la verdad, y la vida. " Una persona puede dedicarse a defender una causa, tal como lo hizo Gandhi, o la madre Teresa de Calcuta.




El 14 de febrero festejamos el dia del amor y amistad, la mayoría de los novios están de plácemes, los amigos suelen irse de fiesta y todos queremos compartir. En el año 496 d.C. el Papa Gelasio I, declaró el 14 de febrero como el día de San Valentín, y lo convirtió en una fiesta cristiana.


En tiempos recientes se ha comercializado tanto el día de San Valentín que ya no sabemos si festejar o vender. Todos los centros comerciales promocionan el día para venderles regalos a enamorados o amigos. Se estima que en 2009 las ganancias por el día de San Valentín, fueron de alrededor de 14.7 mil millones de dólares, tan sólo en Estados Unidos.
En 2010 se enviaron alrededor de mil millones de tarjetas en el día del Amor a todo el mundo.  Haciendo de este festejo la segunda fecha en la que se envían más tarjetas después de Navidad. 






Hay parejas que mantienen viva la llama del amor con detalles tiernos que alimentan esa ilusión. Es más loable regalar una rosa y contemplar dormida a la persona que amamos. El verdadero amor se perpetua y puede aumentar con el tiempo. Es mejor ofrecer diariamente comprensión y cariño que festejar en grande un solo día.  Es más recomendable decir: "te quiero", todas las mañanas, que una cena íntima o el más costoso regalo. Las fechas "calendarizadas" las fomentan grandes industrias porque ganan millones de dólares. ¿Qué tiene que ver el amor con los negocios?





De todas maneras, honrar y festejar este día nos sensibiliza para dar amor al entorno.  Si algo nos falta es regalar amor en un mundo de odio; amar la verdad en una sociedad de de mentiras. Amar a Dios sobre todas las cosas, honrar nuestros valores espirituales. Un requisito para dar y recibir amor es amarnos a nosotros mismos. El amor a Dios, y amor al prójimo, es la base de toda la felicidad.