jueves, 19 de febrero de 2015

¿MERECEN GANAR TANTO DIPUTADOS?





José de Cádiz


Desde siempre en México los diputados son una casta privilegiada que tienen los sueldos más altos de Latinoamérica.  Un diputado federal gana alrededor de 200 mil pesos mensuales más canonjías y prestaciones.  En comparación con los 65 pesos diarios que gana un obrero esto resulta vergonzoso y una verdadera injusticia.  Sabemos que las cámaras y senadurías son independientes de los poderes ejecutivo y judicial y sin embargo en México no lo son.  El presidente se impone al legislativo con embutes y prebendas de toda índole.

Vemos con impotencia como nuestros “flamantes diputados” alteran leyes en prejuicio de la nación a petición del ejecutivo supeditado siempre a los intereses gringos.   La Cía y el Pentágono nos observan desde su "bola de cristal" para conducirnos donde quieren.  México, ha sido sojuzgado por los norteamericanos desde antaño y nos tiranizan a través de una dictadura disfrazada de democracia.






Hemos enumerado 10 razones por las cuales los diputados no deberían ganar fortunas:



1.- Los diputados tienen la sartén por el mango y se asignan sueldos que quieren y satisfacen su codicia.  La sociedad está imposibilitada para protestar dentro de un sistema corrupto y viciado.  El ejecutivo es su principal cómplice porque le conviene tenerlos contentos para que no lo cuestionen. Parecen decirse mutuamente: “Yo te protejo si tú me proteges”  Los legisladores son los chicos consentidos del sistema y también una parvada de cínicos.

2.- Nadie quiere a los diputados  -excepto los aduladores- y la ciudadanía tiene la peor opinión de ellos.  Son tantos que sangran despiadadamente el erario y con la mitad de ellos bastarían para alterar leyes en prejuicio de la nación.   Se toleran unos a otros y en ocasiones se bloquean por pertenecer a diferentes partidos.   Nunca proponen leyes firmes contra la corrupción porque ellos son parte de esta pandemia.

3.- Llegan al poder legislativo con la firme intención de lucrar y no de servir a la sociedad.  Se sienten intocables dentro de un régimen antidemocrático que no ignora que el poder dimana del pueblo.  La mayoría son parásitos que nunca han ejercido una profesión con dignidad.  La política es un oficio de vividores de quienes aspiran a vivir sin trabajar.





4.- Una sociedad organizada, consciente, y combativa, podría destituirlos en el acto.  Bastaría que se tomaran congresos y senadurías por tiempo indefinido para deponerlos sin excusas.  Las televisoras “oficiales” creadas ex profeso para apuntalar este régimen deben correr la misma suerte.  En lugar de ello la sociedad se desgasta en manifestaciones violentas que poco aportan a un cambio.

 5.- Hacen falta teóricos que aporten estrategias para enfrentar un sistema caduco y podrido al menor costo político.  Académicos, intelectuales, escritores, y artistas, están demasiado ocupados en sus propios asuntos y no les interesa el futuro de México.  Les tiene sin cuidado el país que heredarán a sus hijos.  La apatía y conformismo son parte de nuestra naturaleza.

6.- No tenemos capacidad organizativa para protestar de manera unida y sistemática. Somos cien por ciento manejados por políticos CHARLATANES y líderes astutos y perversos que solo buscan su propio beneficio. La mayoría de funcionarios y diplomáticos son verdaderas sanguijuelas que derrochan nuestros impuestos a grosso modo. Quiero creer que hay honrosas excepciones por supuesto.

7.- México es un país rico en recursos naturales en manos de codiciosos que derrochan el erario a su antojo sin que nadie los cuestione.  Carlos Romero Deschamps es un fiel ejemplo en PEMEX.  No pasa un día sin que la prensa denuncie a gobernadores y ediles por enriquecimiento inexplicable.  Somos un país de mediocres buenos para quejarnos pero malos para implementar estrategias de cambio.  Es inconcebible que México siendo un país de 120 millones de habitantes nos gobiernen mil políticos.  

8.- Tenemos tendencia al divisionismo desde la época de la “conquista”. Preferimos el conflicto antes que buscar convergencias que nos unan e identifiquen como ciudadanos.  Nunca encontramos alternativas que permitan luchar contra toda opresión e injusticia.  Un país donde los partidos políticos proliferan como hongos impulsados por el mismo gobierno para: “divide y vencerás”.  ¿Se han puesto a pensar por qué en USA sólo existen dos partidos?

9.- Somos por naturaleza egoístas y protagónicos anteponiendo siempre nuestros intereses a la colectividad.  Quien tiene una empresa, coche, y un refrigerador lleno, se olvida de quien  no tiene ese privilegio.  Cada quien busca su propio beneficio sin tomar en cuenta la sociedad que es la base del progreso.   Ignoran que somos parte de un todo.

10- Hay mucho que aprender de los orientales como sociedades organizadas.  Son gregarios, sagaces, y aptos para luchar colectivamente. Como consecuencia lógica China y Japón son potencias económicas mundiales. También la punta de lanza en tecnología de vanguardia.  Tienen un estatus de vida superior al nuestro.  Su progreso se denota en la limpieza de sus calles y prestigio de sus universidades. ¿Son más inteligentes que nosotros? No lo creo, solo más ilustrados y disciplinados.




PD: Me llegó este mail a mi correo que hoy comparto generosamente:

¿Qué es una grosería?
 

Es curioso que una ex-secretaria de estado se dé cuenta ahora de lo que es una grosería, por lo demás, todo es cierto.  A Xóchitl Gálvez se le acusó de ser grosera en una entrevista y contestó lo que está a continuación. GROSERÍA es que el salario mínimo de un trabajador sea de $54.00 al día(1,620 al mes) y el de un diputado de $200,000.00 pudiendo llegar con dietas y otras prebendas a $350,000.00 Grosería es que un catedrático de universidad o un cirujano de la sanidad pública ganen menos que el concejal de festejos de un ayuntamiento de tercera.
Grosería es que los políticos se suban sus retribuciones en el porcentaje que les apetezca, (siempre por unanimidad, por supuesto, y al inicio de la legislatura).

Grosería es comparar la jubilación de un diputado con la de una viuda.

Grosería es que un ciudadano tenga que cotizar 35 años para percibir una jubilación y a los diputados les baste sólo con tres o con seis según el caso y que los miembros del gobierno para cobrar la pensión máxima sólo necesiten jurar el cargo.

Grosería es que los diputados sean los únicos trabajadores (¿?) de este país que están exentos de tributar un tercio de su sueldo del ISR.

Grosería es colocar en la administración a miles de asesores (léase amigotes con sueldo) que ya desearían los técnicos más calificados.

Grosería es el ingente dinero destinado a sostener a los partidos aprobados por los mismos políticos que viven de ellos.

Grosería es que a un político no se le exija superar una mínima prueba de capacidad para ejercer su cargo (y no digamos intelectual o cultural).
Grosería es el costo que representa para los ciudadanos, sus comidas, coches oficiales, choferes, viajes (siempre en gran clase) y tarjetas de crédito por doquier.

Grosería es que sus señorías tengan casi cinco meses de vacaciones al año (48 días en Navidad-enero, unos 17 en Semana Santa —a pesar de que muchos de ellos se declaran laicos— y unos 82 días en verano).

Grosería es que sus señorías cuando cesan en el cargo tengan un colchón del 80% del sueldo durante 18 meses.

Grosería es que ex ministros, ex secretarios de estado y altos cargos de la política cuando cesan son los únicos ciudadanos de este país que pueden legalmente percibir dos salarios del erario público.

Grosería es que se utilice a los medios de comunicación para transmitir a la sociedad que los funcionarios sólo representan un costo para el bolsillo de los ciudadanos...

Grosería es que nos oculten sus privilegios mientras vuelven a la sociedad contra quienes de verdad les sirven. Mientras, ¿hablan de política social y derechos sociales?

¡Qué grosería!...

-Ésta debiera de ser una de esas cadenas que no se rompen, pues sólo nosotros podemos ponerle remedio a esto. Sería además de grosero, indecente que no lo reenviaras.







No hay comentarios.:

Publicar un comentario

El rostro oculto de Marilyn

Cap. VI1 Sueños reveladores y premonitorios José de Cádiz Pasamos una velada agradable y nos quedamos a dormir en el y...