miércoles, 19 de abril de 2017

Conversando con el mesías






José de Cádiz


En Semana santa se recuerda el viacrucis del nazareno.  En diferentes partes del mundo se hacen representaciones de “la pasión de Cristo”. Actores improvisados personifican al redentor y sus apóstoles. El drama se repite cada año como canción psicológica de la humanidad.  Como descargo de conciencia por haberlo sacrificado.

No bastó crucificarlo una vez y lo seguimos haciendo periódicamente.  Pero, ¿le hemos preguntado al maestro si le agradan estas representaciones? A los católicos no les gustará mi tesis: Debemos exaltar lo positivo de su vida y no lo negativo. Existen miles de libros y películas contando la misma historia.

Personaje emblemático precursor del cristianismo.  Su palabra y acciones quedaron registradas en la Biblia.  Cuando estuvo en la tierra no fue valorado y lo condenaron al calvario.  Paradojas de la historia, hoy la sede del cristianismo está en el Vaticano, cuando fueron los romanos quienes lo crucificaron.  Al emperador, Constantino, se le ocurrió que la religión pagana fuera sustituida por la cristiana.

Pocos hombres han seguido fielmente su palabra.  Su rostro es tan familiar que nos olvidamos de su enseñanza. Al grano con el tema ¿es positivo recordarlo en sus peores momentos? ¿Por qué no en los mejores? El ser humano tiene la tendencia a repetir los mismos errores.  Está comprobado que no aprende de la historia ni de los sabios.




Jesús de Nazaret, realizó verdaderos prodigios.  Resucitó a los muertos, hizo ver a los ciegos, andar a los paralíticos.  Caminó sobre las aguas, y multiplicó panes y peces frente a una multitud hambrienta.  Sería más aleccionador escenificar sus buenas obras.  Debemos honrarlo, en Semana santa, leyendo la Biblia.  Intentar hacer una obra de caridad cada día.

A nivel espiritual podemos comunicarnos con Dios. También con Jesús por ser su hijo unigénito.  A través de la oración suplicar al padre conocer su voluntad.  Él nos contestará a través del corazón. El nazareno afirmó: “Yo soy el camino, la verdad y la vida, nadie viene al padre si no es por mí”.  El espíritu santo nos ilumine con su infinita misericordia.

Esta mañana estoy en presencia de Jesús.  Quisiera preguntarle tantas cosas que no sé por dónde empezar.  ¿Estará dispuesto a dialogar conmigo? Me acercó a él respetuosamente y veo su rostro inmaculado y diáfano.  Su aura luminosa me envuelve como arco iris.  Una paz interior me invade y el amor es la base de nuestra comunicación:





--Maestro, creo en ti. Te debo la vida y un cambio de trayectoria.  Necesito que disipes algunas de mis dudas.

--Adelante, José, te escucho.

--hace 2 mil años nos diste un mensaje de amor: “Amaos los unos a los otros como yo los he amado”.  ¿Qué ha sucedido con tu doctrina?

--El hombre no se caracteriza por su obediencia a Dios. La mayoría han tergiversado mi enseñanza.  Otros han seguido fielmente mis preceptos.

--¿Te refieres a los santos e iluminados?

--Exactamente.  Adeptos y guías de otras almas

--¿El resto te ha desilusionado?

--De alguna manera, pero comprendo su comportamiento. Hay diferentes niveles del ser.  Sigo ayudando a la humanidad desde una dimensión más elevada.  Todo estaba previsto en las sagradas escrituras: “De mil que me buscan, uno me encuentra.  De mil que me encuentran, uno es mío”.





--A tus apóstoles, les costó mucha sangre implantar el cristianismo.  El emperador Constantino lo impuso al final de todos modos.

--Con humildad debo aceptar que así fue.  En un sueño le revelé que tomara la cruz como símbolo y ganaría todas las guerras.  Era un gobernante inteligente y así le sucedió.

--Los romanos te crucificaron en el Gólgota.  No obstante, la sede del cristianismo se encuentra en Roma.  ¿No es una cruel paradoja?

--Hay intereses creados en un mundo de mentiras.  En un principio me negaron pero después me aceptaron.  La maldad existe aún entre los que buscan a Dios. “Santo afirmar, santo negar, santo conciliar”.

--¿Pero por qué han malinterpretado tu enseñanza?

--Yo nunca hablé de iglesias ostentosas, ni de cobros excesivos por los servicios.  La humildad y la caridad son baluartes de mi doctrina.  Mencioné el diezmo e impuestos necesarios al emperador.  Un pastor debe vivir de sus ovejas. El salario es de acuerdo al trabajo.

--Tu mensaje es de transformación espiritual.  Hablaste de un Dios único y universal:  "Amaras a Dios sobre todas las cosas". Sin embargo, los judíos adoran a Moisés; los islamistas a Mahoma; los orientales a Buda, y los cristianos a ti. ¿Por qué la diversificación de la fe?

--En diferentes épocas el padre ha enviado un mensajero para mostrarles el verdadero camino.  En las culturas antiguas la religión fue politeísta y luego pasó a ser monoteísta.  La chispa divina es la misma.  Padre eterno solo hay uno. Alma y espíritu son inmortales.

--¿En qué hemos fallado los creyentes del cristianismo?

--Han olvidado la esencia de mi doctrina. La oración y meditación traen la paz y destierro de la codicia.  No hay amor entre los hombres.  Neciamente se dedican a robar, fornicar, y matar.  Como consecuencia se han diversificado las religiones. Hay un gran vació espiritual.  Hay mucha desorientación o incredulidad.

--¿Será que los sacerdotes no predican con el ejemplo?  ¿Los curas pederastas pueden ser los representantes de Dios?

--Por supuesto que no y traicionan mi evangelio.  Es necesaria una reestructuración de la iglesia.  Impulsar a los cristianos a practicar las buenas obras.  Los católicos buscan a Dios cuando lo necesitan y no de manera sincera, formal.  “La fe sin obras es letra muerta”.

--¿El padre nos quiere de regreso en completo estado de perfección?

--Para entrar al reino de Dios es necesario purificarnos. Despojarnos del deseo y la mala voluntad. El cuerpo es un obstáculo que nos impulsa a cometer excesos.  El alma mantiene una lucha constante entre el espíritu que la llama y un cuerpo que la retiene.  Debemos invocar la ayuda del espíritu santo.





--¿Cómo eliminar los egos si forman parte de nuestra naturaleza?

--Hay que trabajar con el agua y con el fuego en la cruz.  Zoroastro, dijo: “Ideas rectas, palabra recta, y obras rectas. Los grandes iniciados dominaron el cuerpo con la supremacía del espíritu.  Hombres y mujeres tienen el potencial para cambiar.  La vida terrena es transitoria; la verdadera es eterna.

--¿Es verdad que la Biblia ha sido mutilada en diferentes épocas?

--Lamentablemente sí. Entre papas y emperadores quitaron 53 evangelios: El de Santo Tomás, Santiago, Felipe, María Magdalena, y el de mi madre María, entre otros.  Todos con un hermoso mensaje.

--¿Son los llamados evangelios apócrifos?

--Acertaste, son ellos.

--¿Por qué los eliminaron?

--Por así convenía a los intereses de la Iglesia católica.  El emperador Constantino, y su esposa Teodora, decidieron que la humanidad no estaba preparada para recibir ciertos conocimientos.  Cuando el mundo los conozca se tambalearán los cimientos del vaticano.  “Busca la verdad porque ella os hará libres”.

--¿Cuántas Biblias originales han existido?

--Tres. Una está en el Vaticano, otra en manos de la Dinastía real inglesa, y la tercera es propiedad de un millonario.

--¡Dios santo, entonces la que yo tengo está incompleta!

--Tienes lo necesario para encauzarte por el buen camino.

--En el viejo testamento se habla de guerras, esclavitud, poligamia, sacrificios.  Se alaba a un creador omnipotente y omnipresente.  ¿El Dios de Noé,  Moisés, Abrahán, y El buda  es el mismo con el nuestro?

--Desde el principio de los tiempos lo fue, manifestado en la santísima trinidad.  Toma en cuenta que fue una época de oscurantismo y barbarie. No obstante, los egipcios ya hablaban de una vida eterna.

--¿A Moisés le fue revelada la verdad en el monte Sinaí?




--Directamente por el padre, y condensó en Los diez mandamientos.  “Amarás a Dios sobre todas las cosas", "amarás a tu prójimo como a ti  mismo”, rezan los 2 primeros.  Principios que yo retomé más tarde.

--¿Qué fue de la vida del nazareno durante sus 18 años perdido? La Biblia no menciona nada.

--Estuve en el Tíbet, y con los hierofantes egipcios, adquiriendo los sagrados misterios.  Los lamas, y sacerdotes, me ayudaron a superar la prueba del viacrucis.  En sus templos está registrado mi nombre.

--Los fariseos, gobernantes, y maestros de la ley siempre te negaron como rey de los judíos.  Te acusaron de blasfemo e impostor.  ¿Ellos desconocían tu misión?

--Bueno, un rechazo natural porque revolucioné sus creencias.  Los fariseos se exhibían dando limosnas pero explotaban al prójimo.  La doctrina de Moisés estaba manipulada a sus intereses.  Me odiaban tanto. No los culpo, defendían sus intereses.

--¿Lo mismo sucede actualmente con el cristianismo?

--Toda doctrina tiene una vigencia y la sustituye otra más avanzada.  No se trata de desplazar a la anterior sino de fortalecerla.  El catolicismo está en franca decadencia.  Si investigas, el budismo tiene las mismas raíces que el cristianismo, o el hinduismo.  El padre envía diferentes avatares a lo largo de los siglos.  

--¿Qué piensas de los creyentes que representan tu crucifixión cada año?

--Me gustaría ser recordado de otra manera.  Celebran mi muerte pero olvidan mi resurrección.  Sería más aleccionador que escenificaran mis obras.  La esencia de mi doctrina es el amor.  Sin embargo la guerra prevalece en todas latitudes.

--¿Eso te desilusiona?

--Me duele mucho ver que no logré redimirlos.  Todo es parte de una lenta evolución.

--El mundo está a un paso de una III guerra mundial.  ¿Se cumplirán las profecías del Apocalípsis?





--Los profetas nunca se han equivocado.  Se acerca la hora final.  El universo debe orar y reconocer que sólo el padre puede salvarlos de una catástrofe. Los grandes jerarcas bíblicos eran hombres de oración.  Vencieron a sus enemigos con la fe.  La humanidad está a tiempo de desandar el mal camino, y retomar las armas espirituales.

  --Todos los libros sagrados anuncian una edad de oro.  Para ello, ¿debe desaparecer la iniquidad de la tierra?

--Absolutamente. La maldad e injusticia son las puertas del abismo.  No puede nacer una nueva era sobre la perversidad.  El hombre cree equivocadamente que la ciencia material lo es todo.  Posee una codicia desmedida al dinero y al poder. La fuente de la felicidad es el amor a Dios y al prójimo.  Habrá sobrevivientes en una conflagración mundial.





--¿Es verdad que Jesucristo murió en la cruz para salvarnos?

--Vine a mostrarles el camino de la salvación.  El que quiera redimirse tome su cruz y sígame. Sigo pendiente de la evolución espiritual de este planeta.  El padre ya envió un nuevo mensajero que les brindará el cambio definitivo. “Por sus frutos los conoceréis”.

--¿Cómo erradicar nuestros defectos si forman parte de nuestra naturaleza?

--La oración es la clave del éxito.  Pidan al padre sabiduría e inteligencia.  Quien elimine el 70 por ciento de sus egos tiene posibilidades de sobrevivir en una guerra nuclear.  A Noé, no le creyeron, cuando anunció el diluvio universal. Tampoco al ángel que predijo la destrucción de Sodoma y Gomorra.  Lo mismo sucede en la actualidad.

Resultado de imagen para IMagen de Noe y el diluvio universal


--¿El mesías logró erradicar todos sus egos?

--Gracias a mi padre, o no hubiera superado la prueba, ni perdonado a quienes me crucificaron.  Mi recompensa fue la vida eterna.

--¿Si yo te pidiera un cambio definitivo me ayudarías?

--Puedes tener la certeza.  Los amo tanto y quiero lo mejor para todos. El mundo se encamina hacia la destrucción total; pero puede encaminarse a la salvación.  Es momento de elegir entre la vida o la muerte.





“Que la paz del creador reine en vuestros corazones”.





2 comentarios:

  1. Profunda reflexión, en mi opinión. Buena para la meditación. Estimula nuestra comunicación diaria con el Padre!

    Davinci

    ResponderEliminar
  2. Fíjate que el yoga ayuda mucho. Soy fan de la cultura oriental. Hay mucho que aprender del Buda, y Confucio. Bueno, soy cristiano-budista.

    Haré un libro con diferentes entrevistas a figuras de la historia. Te recomiendo: "Diálogos con Pancho Villa". Próximamente.

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar

Mundo editorial

José de Cádiz Desde siempre los escritores han librado una dura y sorda batalla contra los editores.  Es de sobra conocido que...