viernes, 29 de agosto de 2014

ESPEJISMO DE LA FAMA III







José de Cádiz




El camarógrafo se masturbaba mientras filmaba en la clandestinidad a las aspirantes a modelo.  Tuvo que hacer un esfuerzo sobrehumano para no gritar durante el orgasmo.  De lo contrario las chicas hubieran salido despavoridas de aquel lugar de ensueño, en donde solo se escuchaba el obturador de una cámara y una voz muy profesional.

Mientras tanto el apareamiento de la “Barbi” con Arnoldo terminaba y se vestían rápidamente.  Luego tranquilamente se tomaban una copa hablando de negocios.  Eran socios desde hacía tiempo por la familiaridad conque se trataban.  Eran la pareja perfecta puesto que los dos eran atractivos y fogosos.

Por fin terminó la agotadora sesión de Carmina bajo un clímax de verdadera camaradería.  Todos habían entrado en confianza.  La fotógrafa era una experta en relaciones humanas.  Posteriormente, los empresarios invitaron a las chicas a comer a un sofisticado restaurante italiano de los que abundan en el puerto de Acapulco.  También las acompañaron Arnoldo, Carmina, y la “Barbi”.



Cómodamente instalados iniciaron una tertulia sobre teatro, cine, y modelaje.  Las aspirantes estaban felices y arrobadas, ese era el ambiente que las subyugaba y que tanto soñaron.  Un brindis con champaña rubricó aquella velada que fortalecería sus lazos de amistad.

Más tarde los señores les extendieron un cheque por 5 mil dólares a cada una.  “No está nada mal para empezar”, pensaba ingenuamente Rosa Elvia.  Los empresarios les dijeron:

-Las esperamos dentro de 15 días.  Este dinero es para que se compren ropa bonita.  Nos gustó su comportamiento, tienen madera.  Les prometemos lanzarlas como top model muy pronto.  Acto seguido sin abandonar sus modales impecables las acompañaron hasta su domicilio.  Con un beso fraternal se despidieron.




Las chicas se sentían felices a un paso de la fama.  Rosa Elvia le contaba a todo el mundo sus proyectos y ambiciones.  Sus amigas la escuchaban con envidia.  Tanto que una de ellas le hizo un mordaz comentario una tarde en el gimnasio:

-Oye, Rosa Elvia, ¿a poco ya pagaste el precio?

-¿A qué te refieres? –contestó Rosa Elvia alebrestada.

-Bueno -dijo la amiga- tú sabes, se dicen tantas cosas del medio.

-Pues para tu conocimiento aún conservo intacta mi virginidad.  Hasta ahorita nadie me ha pedido nada de nada.  Y aunque no lo creas en el fondo sigo soñando con mi príncipe azul –la amiga guardó silencio desarmada.

Su mamá estaba que no cabía de contento.  Por fin habría una modelo en la familia.  Su papá y sus hermanos aunque a regañadientes lo aceptaban.

Transcurridos los 15 días Rosa Elvia tuvo noticias.  Un domingo por la mañana su sorpresa no tuvo límites.
 
Encontró su portada en una revista, solo que había un pequeño inconveniente, la revista no era “Vogue”, ni “Play boy”, vamos ni siquiera una revista de tercera.  Se trataba de una vulgar revista porno acompañada también de un video porno.  La anunciaban como: “Adolescente precoz busca...”.  Su imagen en la portada no podía ser más reveladora.






Rosa Elvia no salía de su estupor.  Se horrorizó al pensar en el contenido del video.  Sí, efectivamente, la harían estrella pero de pornografía.  Ahora comprendía perfectamente la jugada.  La actitud de los señores, la insistencia de Carmina y de “La barbi”.  Era toda una estrategia para convencerla.

Una llamada a Arnoldo le confirmó todo, quien le dijo:

-Pero Rosa Elvia, cariño, déjame explicarte.  La fama hay que conseguirla a cualquier precio querida.  ¿Sabes?, hay una competencia bárbara en estos terrenos.  Por si fuera poco las modelos se mueren de hambre de tanta dieta.  Hoy por hoy el cine porno es mucho más lucrativo.  Los videos se venden como pan caliente.  La revista solo fue tu lanzamiento. ¡Mira!, ya te conseguí un contrato para una empresa italiana para que filmes tu primer película.  ¡Ganarás un dineral!

Rosa Elvia ya no lo escuchó, lágrimas de rabia e impotencia la traicionaron, mientras el teléfono seguía sonando:

-Rosa Elvia, cariño… escúchame...te espero mañana a las cinco… ya te explicaré mejor.

Su frustración y desengaño la tenían al borde del colapso.  Ahora vendría lo más duro para ella, enfrentarse a familiares y amigos.  Se imaginaba a sus compañeros del colegio burlándose despiadadamente de ella:

--"¡Qué pasó mi gran estrella! ¿Cuánto te pagaron por filmar porno? ¡Qué calladito te lo tenías!"



Sentía que la cabeza le daba vueltas, pero tenía que enfrentarse a la cruel realidad.  Las sorpresas aún no terminaban.  Esa noche buscó desesperadamente a Liliám, "su gran amiga".

Sobre la Costera Miguel Alemán en el mundialmente conocido “Paraíso de América”, una chica camina contoneándose sobre la calle.  Viste muy sexy, extremadamente sensual, casi con desfachatez.  Evidentemente se le pasó la mano con el maquillaje.  En la mano porta un cigarrillo: Es Liliám.

A distancia Rosa Elvia la observa a través de la ventanilla de un taxi.  De pronto, un auto se aparea junto a Liliám e intercambia unas palabras con el conductor y sin más preámbulos aborda el carro sonriente.  Todo estaba muy claro para ella. Rosa Elvia ya no dijo nada, pidió al conductor del taxi:




-Frénese en seguida, por favor, lléveme a mi casa...

-¿Le pasa algo señorita? ¿Puedo ayudarla?

-No, gracias, nadie puede ayudarme en estos momentos.

Han pasado los días.  Hoy por hoy una chica busca empleo.  No abandona nunca sus sueños de Gloria.  Si Ud. Conoce algún productor de moda internacional o cine de arte por favor comuníquese al teléfono 90-60-90.

¡Ah, y se me olvidaba!, si desea entrevistarse con ella personalmente la puede encontrar en un lugar que se llama: “Muñecas bar”, por la noche.  En la puerta hay una chica joven y bella a la que llaman: “Madame Barbi”.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Sex símbols cinematográficos

                                                               ¿Brigitte Bardot el mayor símbolo sexual?                              ...