viernes, 20 de junio de 2014

¿QUÉ SUCEDE CON LAS UTILIDADES DE GRANDES CENTROS COMERCIALES?



José de Cádiz



En México hay una economía bastante insana y dispareja con los llamados Súper mercados.  La proliferación de tiendas extranjeras que hacen una competencia desleal al comercio local en nuestra nación. El gobierno propicia todo al ofrecer permisos a diestra y siniestra y al mejor postor.  



Por supuesto, los permisos cuestan una millonada que nadie sabe a dónde van a parar... ¿Ud., sí lo sabe? Imagine por un momento que empresarios mexicanos fueran dueños de todos los supermercados en EE.UU.  ¿Quedarían en Norteamérica las divisas o se vendrían de allá para acá? Comprenderá por qué es una gran potencia la Unión americana. 









Las utilidades que generan TODAS estas grandes tiendas extranjeras no se quedan en México. Se van en dólares a su país de origen y solo nos quedamos "milando" como el chinito. Vemos con asombro e indignación cómo se esfuman las millonarias ganancias que generan estas cadenas comerciales.








No tienen idea la fortuna en dólares que salen de nuestro país a diferentes naciones. Y luego nos preguntamos, ¿por qué estamos tan pobres y atrasados en México? Si vienen a hacer negocios gringos y europeos cuando debería estar prohibido por el gobierno.  Desde luego, necesitaríamos legisladores visionarios, preocupados por la economía de su pueblo.





En cambio, los comerciantes en pequeño llámense:  Misceláneas, vendedores ambulantes, mercados tradicionales, "tianguis", sí se quedan en nuestro país las utilidades. Por lo tanto, es dinero contante y sonante que contribuye a sanear la economía nacional.  Claro, en mucho menor medida.







¿Cuándo ha conocido Ud. una gran tienda  mexicana en el extranjero? ¡Nunca! Los EE.UU se han apropiado de nuestro mercado y lo mismo sucederá con el petróleo pues ya no serán nuestras las gasolineras sino norteamericanas y europeas.  Con la nueva reforma PEMEX ha sido vendida a diferentes empresarios.  Es la institución paraestatal más corrupta de México que fue incapaz de sanear nuestra economía durante setenta años.  Adios sueños del ex presidente Lázaro Cárdenas, que expropió al petróleo de manos norteamericanas en 1939.   










Pemex es una verdadera cloaca y la explosión de hace dos años es un reflejo fiel del bombardeo económico que han hecho de esta empresa. México ya no debe permitir más puertas abiertas al comercio internacional.  Pero nos encanta andar con el carrito escuchando música estereofónica y recibiendo mensajes subliminales al inconscientes que nos ordenan comprar más y más... Nuestra nación debe despertar de su letargo y concientizarnos de tal manera que no beneficiemos con nuestro dinero a empresas transnacionales que se llevan nuestros recursos.





La próxima vez que vaya de compras, piénselo dos veces antes de entrar a: "Soriana", "Aurrera, Woolworth, Samborms, o "Comercial mexicana", que de mexicana solo tiene el nombre, que conste.  En cambio decídase a ir de compras al tianguis o mercadito más cercano.  Beneficiará a los más pobres que además son sus compatriotas.  Sobre todo comprará alimentos más frescos y baratos.





Ahora ya sabe que las utilidades generadas con el comercio local sí se quedan en México.  Lo peor, es que las GRANDES tiendas señaladas ni siquiera dan barato y solo nos enajenan con tanta publicidad.  Oxxo, por Ej., es una cadena norteamericana que cobra diez mil dólares por franquicia para que alguien instale una tienda en suelo mexicano.




Explotan al personal en general que trabaja en Súper mercados: Cajeras, "cerillitos", intendentes, administrativos. Si lo duda pregúntele a una cajera cuánto gana por trabajar entre ocho y diez horas diarias. Se sorprenderá.   Todos estos comercios deberían estar en manos de mexicanos para salir del atraso económico en que nos encontramos. Aprendamos a salir de la enajenación comercial y amemos más a nuestra patria y a nuestra gente.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¡Entrevista a Pedro Infante!

"Yo te aseguro que yo no fui" José de Cádiz Pocos ídolos hay en México tan queridos como Pedro Infante....