viernes, 20 de diciembre de 2013

ROMANCELOS




José de Cádiz


En una noche callada
la luna enamoró al mar
diciéndole que lo amaba
ya pronto voy a bajar

El mar que solo escuchaba
dudó por unos instantes
pensando si lo engañaba
se arrepentiría cuanto antes

Oye luna no me engañes
bien sé que el sol es tu amante
un astro tan generoso
y a veces tan arrogante

Es bien cierto que lo quise
que me alumbra por instantes
pero al ver que me engañó
ya no lo quiero como antes

Mira luna si me quieres
no coquetees con el viento
pues debes saber que tengo
¡Enamoradas por cientos!






Yo no te puedo engañar
soy la que contigo sueña
pero cuando sea tu dueña
te lo voy a demostrar

Tú no puedes ser mi dueña
me haces sentir oprimido
recuerda que en esta vida
los celos causan olvido

Cierto soy muy posesiva
me lo dicen tantas veces
pero tus caricias vivas
te las pagaría con creces






Luna de ensueño querida
tu coquetería te adorna
lástima que en esta vida
los celos hacen historia

Mira mar de mis amores
te amaré sin ataduras
solo quiero estar contigo
concédeme tus favores

El mar viendo que la luna
tan enamorada estaba
pensó que se entregaría
sin pedirle a cambio nada

Mi entrañable seductor
por mucho que yo te adore
me dejarás coquetear
para calmar mis ardores

Si te gusta enamorar
sólo porque eres hermosa
recuerda que las estrellas
me miran siempre deseosas






Mira mar de mis amores
yo te quiero ver contento
te prometo serte fiel
dueño de mis pensamientos
pero que no te sorprenda
con un nuevo sentimiento
tú que te vas con estrellas
yo que me voy con el viento





Está bien luna de mi alma
para amar como quisiéramos
conservémonos en calma
para evitar que nos hiéranos
regálame tu sonrisa
refleja en mi tu hermosura
que mientras dure la vida
¡yo te amaré con locura!

Vibren estrellas del cielo
¡vivan amores eternos!
Quien no conoce los celos
¡No conoce los infiernos!



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿Culto a la vida o a la muerte?

José de Cádiz En México el culto a la muerte data de épocas prehispánicas.  Los Olmecas, Mayas, y Aztecas ya ofrendaban a sus muer...