martes, 3 de enero de 2017

SE HUNDE EL BARCO DE TELEVISA





José de Cádiz


Para nadie es un secreto que esta empresa está en franca decadencia.  Tiene 67 años de lucrar con la ignorancia de los mexicanos.  Tuvo su nacimiento, esplendor, y ocaso.  Desgraciadamente, sus directivos no tuvieron la visión para transformarla.

Entre sus principales fallas están: políticas de entretenimiento anquilosadas y reiterativas. Tratar mal a sus actores, conductores, y técnicos, pagándoles sueldos de hambre. En el peor de los casos los veta o los corre sin la debida remuneración.  Hay otras diez razones de peso:


1.- Desde su fundación, en 1950, tuvo como objetivo ser comparsa del sistema.  Miguel Alemán Valdés, un ex presidente ladrón (1946-1952), era amigo íntimo de Emilio Azcárraga Vidaurreta, padre. Tanto la XEW, transformada posteriormente en Televisa, se codearon todo el tiempo con el poder y despreciaron las audiencias.  Más aún, fueron creadas exprofeso para apuntalar un régimen espurio, el PRI.





2.- La política de Televisa es: "al pueblo denle pan y circo para tenerlo contento", una estrategia romana para controlar a las masas. Jamás pensaron educar a México con programas edificantes y propósitivos.  Obviamente, la nación se hartó de tanta enajenación y mentiras.  La población de hace 50 años era ignorante y borrega.  La actual es universitaria y crítica.



3.- En su afán por mantener una alianza con el Estado no le importó manipular la verdad en sus noticiarios. Hace 40 años México tomaba como verdades tácitas las afirmaciones de Televisa. Actualmente, hay una generación despierta que exige calidad informativa y recreativa.  




4.- Emilio Azcárraga Milmo, “digno” sucesor del clan, pensaba erróneamente que a base de futbol, telenovelas, y reality shows, tendría bajo control la mentalidad de los mexicanos.  Craso error.  No tomó en cuenta el futuro de la era digital y animadversión de cientos de comunicadores hablando mal de narco-Televisa. Toda energía teledirigida tarde o temprano se revierte.  Pretendieron congraciarse con su “Teletón”, que si bien ayuda a los demás, es otro gran negociazo.




5.- Desgraciadamente, Emilio Azcárraga jean, es otro sucesor inculto y cretino.  En su discurso no brilla precisamente por su inteligencia ni por su talento.  Una persona ignorante que por dinero ha llegado a incursionar en el negocio de las drogas. ¿Recuerdan las 7 camionetas de Televisa incautadas con drogas en Nicaragua? Sus conductores dijeron claramente que Amador Narcia, Joaquín López Dóriga, y Azcárraga Jean, eran sus jefes. Supieron acallar el escándalo de la prensa y del poder judicial.  




6.- Tenemos una nación pujante por cambiar los moldes de la televisión actual. Actores, empresarios, escritores, artistas en general, han venido protestando sobre la degradación y servilismo de Televisa.  Por supuesto, Tv azteca y Ricardo Salinas Pliego, siguieron el mismo camino. Afortunadamente, existen en México canales cien por ciento culturales: Tv UNAM, canal 22, canal 11, Imagen, que aumentan su teleaudiencia con propuestas novedosas.


7.- Nos dice la ley de la dialéctica: "Renovarse o morir", y es la clave del cambio y de la permanencia.  No todo se compra con dinero y existen otros valores éticos que mantienen el núcleo familiar.  Es claro que a estos empresarios no les interesa una apreciación filosófica de la realidad.  Son demasiado lerdos y metálicos para visualizar el futuro de ambas empresas.





8.- Es obvio que películas como: "La dictadura perfecta", "La ley de Herodes", "Todo el poder", han contribuido a despertar a México de su letargo. También documentales estilo: "Presunto culpable", o "La verdadera noche de Iguala", han desmentido las afirmaciones de Televisa sobre crímenes de estado.   Lo peor fue que utilizó su pantalla para entronizar a un presidente mediocre, que aceleró su hundimiento: Enrique Peña Nieto.  La factura que paga actualmente Televisa es demasiado cara.


9.- Esta empresa piensa equivocadamente que por tener una mayor penetración puede mentir o destruir impunemente.  No se percata que poco a poco ha despertado al dinosaurio dormido.  Un auditorio informado que se volvió contra ella y le hace un ajuste de cuentas.  Crece el rechazo hacia las basuras de Televisa que tanto dañan a México.




10.- Finalmente, quien manda es el teleauditorio, y no una empresa mediocre y convenenciera que ha cavado su propia tumba.  Actualmente,  jóvenes y maduros nos informamos en Internet.  Existen mil maneras de conseguir programas de calidad y veracidad informativa.  En esta era digital los medios que NO pongan su tecnología al servicio de las masas quedarán rebasados por los más altruistas.  Así lo dicta la Nueva Era de Acuario.  “El que tenga oídos que oiga”. “El que tenga ojos que vea”.







No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿Culto a la vida o a la muerte?

José de Cádiz En México el culto a la muerte data de épocas prehispánicas.  Los Olmecas, Mayas, y Aztecas ya ofrendaban a sus muer...