sábado, 24 de diciembre de 2016

¡CUIDADO CON LA LEY DEL KARMA!


NOCHE DE PAZ



Diciembre 24, 2016.


Hola, queridos lectores. Estoy frente al teclado terminando el último capítulo de mi novela.  Mi esposa, prepara afanosamente una cena.  Me pregunta--: ¿Ya compraste la sidra? --no --le contesto--, y continúo escribiendo como poseído. Ni ella, ni yo tomamos, así que no importa mucho la bebida. Pero el día de mañana suelen visitarnos algún familiar o amigos.  Hay que tener algo de comer o beber.  Convenimos, en preparar mejor un ponche de frutas, es más saludable y nutritivo.





Un visitante inesperado en mis archivos...

¿Les puedo confiar un secreto? Tengo un corrector anónimo que ha logrado penetrar en mis archivos.  En el mundo de la web les llaman hackers, yo no sé cómo denominarlo.  Lo cierto es que me ha causado contratiempos y disgustos.  De pronto, borra o corrige sin pudor frases y párrafos.  Lo peor es que a veces estoy de acuerdo con él y no protesto.  El otro día, el desdichado, me eliminó todo un capítulo sin pestañear. Afortunadamente, los tengo en archivos de otras computadoras. 

¿Quién es el misterioso corrector?

Yo sé que es mi fan y a la vez mi detractor.  Me viene siguiendo desde hace mucho tiempo en la red. Pienso que está enamorado de los personajes de mi novela. Siente una mezcla de envidia, admiración e impotencia. Él nunca podrá escribir algo semejante y se conforma con "ayudarme".  ¿Es un escritor frustrado? Posiblemente. ¿Una persona solitaria e insegura que quiere hacerse notar? Ni duda cabe.  Yo no sé si odiarlo o considerarlo.  Afortunadamente, he aprendido a amar, y creo firmemente en la divinidad.





¿Padezco de esquizofrenia y necesito un psiquiatra?

Sí, ya sé lo que están pensando:  Que me estoy quedando loco, o que tengo doble personalidad.  Que basta con poner un candado en mis archivos y que rastree al interfecto.  Les juro que más tardo en hacerlo que él en abrirlo. Conoce mis reacciones y hasta las páginas donde escribo. Abre mi correo y se entera de todo. No ignoro que leerá esta cartita y por eso la escribo.





Y desde aquí le propongo: Si te presentas ante mi, y das la cara, me olvido de todo. No tengo ganas de pelear ni odiar a nadie. Hasta te puedo ayudar a escribir para que no te sientas frustrado. Recuerda que la ley del karma es infalible:  "De tal causa tal efecto"; "No hagas a otros lo que no quieras que hagan contigo".  Lo dijo, Jesús de Nazaret, y Sidharta Gautama, El buda.


Lo dejo a tu consideración, amiguito.  Felices pascuas.








No hay comentarios.:

Publicar un comentario