sábado, 5 de marzo de 2016

FACTORES DEL ÉXITO LITERARIO







José de Cádiz




En una empresa editorial hace falta capital. El autor necesita dinero para mantenerse y escribir. Un editor también.   Si la buena literatura ayuda, de alguna manera, es justo que el escritor obtenga una remuneración. En la medida que se consagra en el gusto popular es porque el respetable encuentra un valor en su obra.  No es gratuito, que esos lectores, habiendo tanto que leer, se hayan fijado en su libro.


Todo escritor tiene una gran responsabilidad. Aporta sus creaciones poéticas para brindar ayuda a los demás; trátese de un ensayista o el mejor novelista. En la mercadotecnia la utilidad determina el valor de la mercancía. En el mundo editorial el costo del libro debiera ser acorde con lo que ofrece a la sociedad. Lamentablemente no siempre es así. 





Lo primero que debe hacer un autor.

Demostrar que escribe bien y ser rentable para cualquier editor; que puede mover a las masas a través de su literatura. Las editoriales buscan autores que agoten sus libros en las librerías. Es de sabios olfatear qué necesita leer el gran público. Se puede alternar el arte con el gusto popular y el aspecto comercial. Quien tiene la fortuna de escribir un best seller, y debiera ser una primicia, es porque se ha tomado el tiempo de conocer las necesidades del lector. Escudriña la gran apatía hacia la lectura; qué les ofrece un autor y les niega otro. Los emprendedores le llaman estudio de mercado.






Los lectores buscan obras que los inspiren, enseñen, motiven. Por eso los libros de superación personal tienen tanto éxito. Anhelan escapar de una realidad que abruma y prohíbe ser feliz. Escuchar esa voz silenciosa que denuncie una sociedad en decadencia. Lo que ellos quizá no se atreven a expresar por miedo o apatía. Buscan esa novela o ensayo que no se había escrito nunca.  Develar misterios sobre determinados personajes. Una realidad ficticia pero con un fondo de verdad. En suma libros que no lo aburran.

El autor tiene que ser humanista, psicólogo, filósofo. Ser inteligente y con conocimientos que le permitan abordar cualquier tema. Talento, imaginación, y destreza, sus mejores armas para expresarse con arte. Saber cautivar y enganchar al lector. No necesita escribir un arsenal de libros, una sola obra basta para adquirir fama y trascendencia. Hay miles de autores que con un ensayo o novela llegaron a la cima del éxito.





Juan Rulfo, solo escribió 2 obras: "El llano en llamas", y "Pedro Páramo", y es reconocido como un novelista de fama mundial. Octavio Paz, le bastó un ensayo, "El laberinto de la soledad", para darse a conocer internacionalmente. ¿Alguien ignora que el poema más conocido de Jaime Sabines se llama "Los amorosos"? Y que la Poesía "Redondillas", de Sor Juana Inés de la cruz, es catalogada como una obra maestra de la literatura universal. 

José Rubén Romero, publicó "La vida inútil de Pito Pérez" (1937), llevada al cine infinidad de veces, escribió otras novelas, pero la mencionada lo dio a conocer en toda Latino américa. Y lo mismo podemos decir de "Santa", la novela de Federico Gamboa, publicada en 1902, que transformada en una película inauguró el cine sonoro en México. 

La mayoría de los grandes autores son reconocidos y recordados por una sola obra. Gabriel García Márques, escribió muchas novelas, pero fue con "Cien años de Soledad, la que lo lanzó a la fama al convertirse en best seller. Sucedió lo mismo con la novela de Carlos Fuentes, "La región más transparente", obra que lo sacó del anonimato en México. 

La auto edición en la era digital.

¿Es recomendable la auto edición? Por supuesto, en esta era cybernética los autores se proyectan a través de Internet. Si una obra tiene suficientes méritos ya no necesita andar tocando puertas para que la editen. Existe una valiosa herramienta que no tuvieron nuestros antepasados. La red.








Un autor con cualidades, como las de estos señores, comprende las necesidades inmediatas del lector. Conoce su aportación y le interesa la proyección a groso modo. No ignora sus preferencias y es generoso con su tiempo y con su pluma. Actualmente, hay muchísimos autores con talento que encontraron la gran oportunidad en la red. Las editoriales tradicionales ya pasaron a la historia.

Gabriel García Márques, afirmó en una entrevista: "Los escritores son tan explotados como cualquier trabajador". Dijo que jamás vivió de sus libros hasta que publicó "Cien años de soledad". Los mismos ya no serán explotados por editores sin escrúpulos. Trabajan arduamente y merecen vivir de su esfuerzo. Ser escritor es ser un artista y por lo tanto tienen el don de la palabra. Si los autores se valoran los demás harán lo mismo por añadidura. Quebrantar la apatía de los lectores con títulos y temas novedosos. Los buenos artistas no abundan.






En EE.UU, Francia, e Inglaterra, como son países cultos, que leen mucho, un best seller alcanza un tiraje del millón de ejemplares. En América latina, un éxito de librería apenas se editan diez mil ejemplares. ¿A qué se debe el contraste? Bueno, hay diversos factores, algunos ya mencionados. Las editoriales europeas les pagan muy bien a sus autores por concepto de regalías. Un escritor que vende se convierte en una celebridad y cobra un dineral por adelantado. Lamentablemente, en los países subdesarrollados los autores no viven de sus libros. A menos, claro está, que sean premios nobel o súper famosos. Pero el panorama pinta bien y han cambiado las cosas.





No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¡Entrevista a Pedro Infante!

"Yo te aseguro que yo no fui" José de Cádiz Pocos ídolos hay en México tan queridos como Pedro Infante....