martes, 8 de agosto de 2017

EL ROSTRO OCULTO DE MARILYN



Cap. XII

Una violación marcó su vida

José de Cádiz


Marilyn insistió en conocer mi departamento. La llevé y escuchamos música. Le pedí que bailáramos desnudos y nuestros sentidos se dispararon. Me enervaron sus caderas blancas y tersas como alabastro. Nada hay más excitante que contemplar un par de montañas a nuestra entera disposición. 

Le sugerí que se recostara boca abajo y obedeció mi petición sin decir palabra. Estrujé y besé sus encantos con lascivia. Recargué mi cuerpo en el suyo y gimió de placer. Deslicé mis manos por su cintura mordiendo ligeramente el lóbulo de sus orejas. Acaricié en círculos sus pezones bien erectos. 






Sus mejillas encendidas denotaban intensa voluptuosidad.  Se volteó de súbito y me rodeo la cintura con sus piernas. Sus manos ansiosas hurgaron cada parte de mi cuerpo. Friccionó mi pene con delicadeza como si temiera hacerle daño.  No supe cuánto tiempo transcurrió pero me sumergí en un mar de sensaciones indescriptibles. Cada molécula de nuestros cuerpos vibraba como cables de alta tensión. 


La excitación y el sudor nos mojó completamente. Me dolían los testículos y apunté mi miembro a su vulva en una penetración lenta y profunda. Marilyn arqueaba su cuerpo en cada orgasmo para posteriormente adoptar la posición más salvaje y primitiva. Una hembra extremadamente erótica con un varón insaciable. Me propuse prolongar el placer tanto como fuera posible.

Quedamos exhaustos y completamente relajados hasta la una de la mañana.  Me dormí profundamente y desperté con una erección más violenta.  Palpé en la oscuridad el cuerpo tibio de una mujer.  Recordé que tenía como huésped a una diva. Ignoraba si ella estaría dispuesta a continuar la sesión. No me atreví a despertarla. Tomé un baño de agua fría y me volví a dormir.

El placer y sufrimiento son extremos que se tocan. La eterna dualidad de la cual pretendemos escapar.  Aquella madrugada viviría una de las experiencias más desconcertantes de mi vida. En lo profundo del sueño la rubia empezó a gritar:

--¡No, no, por favor! ¡Déjeme! ¡Se lo suplico! –se quejaba visiblemente consternada.

Me turbé sin saber qué hacer. Sólo se me ocurrió despertarla y la sacudí vigorosamente.  Deseaba que mis palabras la tranquilizaran pero no fue así.  Ella gritaba con más fuerza aún:

--¡No, no, por favor! ¡Déjeme, soy una niña! ¡Soy una niña!

Abrió los ojos aterrorizada como a punto de ser lanzada a un precipicio. Intuí que se trataba de un shock y recordé su consternación pasada.  Nunca pensé que las secuelas de un trauma fueran tan terribles. Sin duda estaba reviviendo aquel instante.  Mil ideas se agolpaban en mi mente. Expresé con serenidad tratando de parecer natural:

--Por favor, corazón, tranquilízate. Nadie te hará daño aquí.  Todo fue una pesadilla.  

Se revolvió dolorosamente en la cama. 
La abracé y besé con gran ternura. Mis palabras la tranquilizaron un poco pero continuaba llorando. Se abrazaba a mi cintura temblorosa. Deslicé suavemente mis dedos en sus cabellos. 

¿Era el motivo de sus fracasos matrimoniales? ¿Una violación que la había marcado para siempre? Lamentablemente sus parejas no entendieron su postración.  Fue demasiado el daño para alojarse en su subconsciente todo el tiempo. Los seres humanos reaccionamos al dolor de diferente manera. Una niña es particularmente sensible y su psiquis se alteró diametralmente.





Había leído lo suficiente para saber que un trauma se cura reviviendo el impacto provocado.  ¿Estaría la bella dispuesta a contarme su experiencia? Estuvimos largo rato sin hablar cobijados con las primeras luces del alba. Es tan hermoso un amanecer con la mujer deseada.

En el lecho se comparten emociones y sentimientos sin ser la fuente de la felicidad más plena.  Ésta se encuentra en una dimensión superior a los sentidos. Le pregunté con mucho tacto:

 --Norma, ¿qué sucedió realmente en tu infancia?

Guardó silencio y cerró los ojos apesadumbrada. Negó con la cabeza. 

--Si gustas podemos hablar otro día.  Trata de descansar. Mientras prepararé el desayuno. 

--¡No por favor no te vayas! Tengo miedo. Trataré de recordar todo si lo crees necesario pero no me dejes sola. En mi mente hay imágenes borrosas como en una película cortada.

La alenté con gran ternura:

--Dicen que el alma descansa cuando se comparten sufrimientos.

Después de varios minutos decidió hablar:

--Tenía nueve años cuando sucedió todo.  Yo vivía con un matrimonio maduro y nunca me atreví a hablar de ello con nadie.  Ni siquiera con mi madre que vivía. Tenía miedo que no me creyeran o me consideraran loca.

 Respiró profundamente y continuó:

El señor se mostraba cariñoso todo el tiempo. Yo lo veía como un padre y cifraba en él todo mi cariño. Su esposa era buena y me daba de comer antes de irme a la escuela.  Una noche la señora tuvo que ausentarse para visitar a unos parientes en en las afueras de Los Ángeles. Desgraciadamente, no regresó hasta otro día. Situación que aprovechó su marido para….

Un nudo en la garganta cortó su voz. Parecía atravesar el túnel del tiempo como densos nubarrones. Sobrecogida de angustia prosiguió:

--Yo presentía que algo iba a ocurrir.  Supliqué a la señora me llevara con ella pero se negó rotundamente afirmando que no era necesario. Guardé silencio resignándome a mi suerte. ¡Cómo puede haber tanta crueldad en un hombre! –Marilyn sollozaba incontenible.

Dejé que se desahogara y agregó:

--Esa noche estando inquieta cerré la puerta de mi cuarto pero había una ventana muy alta.  Los niños podemos presentir el peligro en cualquier situación. En la madrugada sentí que alguien me tocaba --Marilyn se agitó de nuevo bruscamente.  

Intenté postergar su narración pero era demasiado tarde. Sin querer había abierto un dique que la arrastraba despiadadamente al pasado. Su sinceridad me conmovió más:





--Cuando sentí sus manos en mi vientre grité con todas mis fuerzas. Me abrazó de la cintura por detrás inmovilizándome por completo.  Le supliqué que no lo hiciera pero se mostró más violento golpeándome sin misericordia. Comprendí que ese hombre no era mi padre sino una bestia feroz dominada por el deseo.  Yo trataba de evitar la penetración pero él parecía excitarse más con mi resistencia:


--¡No, no, por favor! ¡Se lo suplico! ¡Soy una niña! ¡Soy una niña! Sentí como si la zarpa de un tigre me desgarrara por dentro.

La diva se arrinconó en la cama cubriéndose la cara con las manos. Ahí lloró incontenible durante más de una hora. La acaricié tratando de hacer menos dolorosos sus recuerdos. Pude ver todo como en una pantalla del tiempo.  Luego se durmió profundamente adoptando la posición de un feto. Quizá remontándose al vientre materno donde nadie pudiera hacerle daño.  Donde sólo su madre la arrullara cantándole una canción de cuna.

Me levanté con gran sigilo a preparar el desayuno. Todo había resultado emocionalmente agotador. El sol se filtró por una ventana pero no me preocupaba estando con ella. Desde lo alto observé que cinco policías vigilaban el edificio. Preparé café, jugo de naranja, hot cakes. Aguardé pacientemente.

Después de 2 horas la actriz seguía dormida.  Pedí a Dios que despertara con un nuevo semblante. Que terminara ahí su sufrimiento. El cielo debía brindarle toda posibilidad de ser feliz. Despertó y me saludó con una chispa de cordura y sobriedad:

--Hola, cariño, me apena mucho lo sucedido. ¿Te asusté demasiado con mis gritos?

--No, preciosa, para nada. Como policía estoy acostumbrado a los imprevistos.

Se levantó, tomó una toalla y se dirigió al baño. Salió de la regadera y sirvió dos cafés. Parecía dispuesta a continuar conversando pero ahora desde otro ángulo:





--Si piensas que ya lo sabes todo de mí estás equivocado.  Posteriormente vinieron cosas más terribles.  Nunca volví a ser la misma.

 Yo la escuchaba sin parpadear:   

--Soy una mujer insatisfecha todo el tiempo. Ni el sexo, ni el dinero, ni la fama llenan este vacío interior. Nada en la vida me hace feliz

Sonrió con amargura y añadió:

--A partir de esa noche tuve una gran necesidad de tocarme.  Sintiéndome posteriormente muy sucia porque mi educación católica me inculcaba otra cosa. Terminaba llorando.

--Marilyn, ¿cuántas veces te has enamorado?

--Dos veces. De Arthur Miller, y John F. Kennedy.





--¿Tu primer esposo no cuenta?

--Creo que fue una ilusión pasajera. James nunca me perdonó haber posado desnuda. Me abandonó y de pronto me vi sola y desprotegida.


--Afirman que fuiste el gran amor de Joe Dimaggio.





--El amor no se demuestra con golpes. Era demasiado celoso y posesivo, exigía me retirara del cine.  Me pegaba casi a diario. Un día me fui de su casa para siempre. Eso sí, ¡es un toro en la cama! Cuando estoy sola lo llamo.

--Cuéntame tu relación con Arthur Miller.

--Me enamoré de su inteligencia y talento.  Había leído sus libros y buscaba el cariño de un padre.  Deseaba tener un hijo y me embaracé muy pronto.  A los 3 meses perdí a mi bebé. Arthur me acompañó a filmar un película en Londres y allá me abandonó. 

--¿Por qué?

--Bueno... tuve una aventura amorosa con un guionista.

--A ningún marido le gusta una esposa infiel.

--No puedo controlar mis atracciones. Me sentía frustrada por la pérdida de mi bebé.  Creo que los dos nos desilusionamos.

--Supongo que con John Kennedy fuiste inmensamente feliz.







--No voy a negarlo. Tenía línea directa a La casa blanca y lo visitaba con frecuencia. Era tierno y cariñoso. Un día su esposa encontró mis pantaletas en su oficina. Un detective le informó de nuestra relación.  Jaqueline Kennedy me odia encarecidamente. 

--Es lógico, le estabas quitando al marido

--Hoy comprendo la situación.  En aquel momento el amor me cegó.

--Ya veo que el amor es ciego y sordo.

-- Creí morir cuando John ya no contestó mis llamadas y me refugié en las drogas y el licor. Entonces tuve una relación con un capo.

--¿Con un capo? 

--Sí, se llama Sam Giancana.  Frank Sinatra me lo presentó en Las vegas. Ese día nos tomamos unas copas y no supe más de mí.  Giancana odia a los Kennedy y dice que John llegó a la presidencia gracias a sus contactos sindicales. Jura que lo traicionaron y que algún día se vengará.





--¡Qué barbaridad!

 --En mi diario anoto puntualmente estas anécdotas.  Lo dejaré en tu buró por si deseas conocerlas.

Por lo visto la estrella no tenía reservas. El público sabía que escribía un diario y tenerlo a mi disposición era como tener el tesoro de Alí Babá y los cuarenta ladrones. O mejor aún, las memorias de Adolfo Hitler y Eva Braun. Un texto que contenía 
revelaciones que jamás imaginé. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario